Descubre a quién venerar con el santoral del 10 de febrero

La historia y ejemplo de vida de Santa Escolástica son destacados en la tradición cristiana
santa-escolastica
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, sábado 10 de febrero, a Santa Escolástica

El santoral católico recuerda hoy, sábado 10 de febrero, a Santa Escolástica, una virgen cristiana y hermana de San Benito, fundador de la Orden Benedictina. Su historia y ejemplo de vida son destacados en la tradición cristiana.

Santa Escolástica nació en Italia en el siglo VI y fue la hermana gemela de San Benito. Desde joven, compartió la profunda devoción religiosa de su hermano y se convirtió en su fiel compañera espiritual. Ambos hermanos fundaron monasterios, el de San Benito para hombres y el de Santa Escolástica para mujeres, aunque vivían en diferentes lugares para mantener la disciplina monástica.

Escolástica es conocida por su profundo amor por Dios y su compromiso con la vida religiosa. A menudo, se reunía con su hermano Benito para discutir temas espirituales y orar juntos. En una ocasión, durante una de estas reuniones, Escolástica oró fervientemente para que la conversación no terminara, y Dios respondió con una fuerte tormenta que impidió que Benito regresara a su monasterio, permitiendo así más tiempo juntos.

Esta muestra de amor y devoción se convirtió en una historia emblemática de la vida de Santa Escolástica y su hermano. Poco después de esta experiencia, Escolástica falleció y Benito la vio en una visión ascendiendo al cielo en forma de paloma. Su festividad el 10 de febrero es un momento para recordar su amor por Dios y su ejemplo de vida religiosa. Santa Escolástica es venerada como la patrona de las tormentas y un modelo de amor fraternal y espiritual.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.