Descubre a quién tienes que felicitar con el santoral de hoy, 24 de abril

El santoral de hoy, 24 de abril, recuerda a Santa María Elisabeth Hesselblad, Santa María de Cleofas y Salomé
santoral 24 abril
photo_camera El santoral de hoy, 24 de abril, recuerda a Santa María Elisabeth Hesselblad, Santa María de Cleofas y Salomé

El santoral de hoy, 24 de abril, recuerda a Santa María Elisabeth Hesselblad, una monja sueca y la fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Brigida, también conocidas como las Brigidinas. Nació en una familia luterana en Fåglavik, Suecia, el 4 de junio de 1870 y creció en un ambiente piadoso.

A la edad de 18 años, se fue a trabajar como enfermera en una familia católica en Nápoles, Italia. Allí, tuvo contacto con la Iglesia Católica y se convirtió al catolicismo en 1902. Después de su conversión, se sintió llamada a la vida religiosa y se unió a las Hermanas del Buen Pastor en Francia.

En 1904, regresó a Suecia y comenzó a trabajar para ayudar a los pobres y necesitados en la ciudad de Estocolmo. En 1911, fundó la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Brigida con el objetivo de revivir el espíritu de Santa Brigida de Suecia y servir a los pobres y necesitados.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Madre Hesselblad protegió y salvó la vida de muchos judíos al esconderlos en el convento de las Brigidinas en Roma. El Papa Francisco la canonizó 2016 en reconocimiento a su labor humanitaria y su servicio a la Iglesia.

El santoral de este 24 de abril también recuerda a otros santos, entre ellos, Santa María de Cleofas y Salomé, dos mujeres mencionadas en el Nuevo Testamento en relación a la crucifixión y resurrección de Jesús.

Según el Evangelio de Juan (19:25), María de Cleofas estaba presente en la crucifixión de Jesús junto con la Virgen María y María Magdalena. Además, en el Evangelio de Marcos (15:40), se dice que Salomé también estaba presente en la crucifixión.

Según algunas interpretaciones, María de Cleofas podría ser la hermana de la Virgen María, aunque esto no está claro en los Evangelios. Además, algunos estudiosos creen que Salomé podría ser la madre de Santiago el Menor y de Juan el Evangelista.

Después de la crucifixión, ambas mujeres, junto con la Virgen María y otras seguidoras de Jesús, fueron al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús. Sin embargo, descubrieron que la tumba estaba vacía, y recibieron la noticia de que Jesús había resucitado.

En resumen, Santa María de Cleofas y Salomé fueron dos mujeres que estuvieron presentes en la crucifixión de Jesús y en la visita al sepulcro, como se menciona en los Evangelios. Aunque se sabe poco acerca de ellas, su presencia en estos momentos cruciales de la historia cristiana las ha convertido en figuras significativas para la tradición cristiana.

Otro de los santos que recuerda el santoral de este 24 de abril es San Fidel de Sigmaringen, un sacerdote y mártir católico del siglo XVII. Nació como Marcos Roy en Sigmaringen, Alemania, el 1577, y estudió en la Universidad de Friburgo. Después de graduarse en derecho, trabajó como abogado en Colmar y Breisach.

Sin embargo, después de una conversión espiritual, decidió convertirse en sacerdote y fue ordenado en 1612. San Fidel se unió a los Capuchinos y se dedicó a la predicación y al ministerio pastoral en Suiza y Alemania. Su labor evangelizadora le valió el apodo de "el apóstol de Suiza".

En 1621, fue enviado por el Papa Gregorio XV a predicar contra los anabaptistas y otros grupos que habían abandonado la Iglesia Católica. Sin embargo, sus esfuerzos provocaron la ira de algunos líderes locales, quienes lo amenazaron de muerte.

A pesar de las amenazas, San Fidel continuó predicando y celebrando misas. En 1622, mientras predicaba en Seewis im Prättigau, Suiza, un grupo de rebeldes que se oponían a su mensaje lo asesinó.

El Papa Benedicto XIV canonizó a San Fidel de Sigmaringen en 1746. Se le considera un mártir por la fe católica y un modelo de valentía y fidelidad a pesar de la oposición y la persecución.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Los santos son venerados como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.