Las condiciones del vehículo centran la nueva campaña de vigilancia intensiva de la DGT en Aragón

Las condiciones del vehículo centran la nueva campaña de vigilancia intensiva de la DGT en Aragón, que se desarrollará del 18 al 20 de noviembre. Se prestará especial atención al adecuado mantenimiento y a la puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo como los neumáticos, las luces, la señalización o la ITV.

Zaragoza.- Durante los días 18 al 20 de noviembre, la Dirección General de Tráfico (DGT) realizará una campaña de control intensivo de las condiciones de los vehículos. El objetivo es reducir la siniestralidad y sus consecuencias; concienciar a los conductores de la importancia que tiene el cumplimiento de las normas sobre Seguridad Vial y sus consecuencias; y corregir las conductas contrarias a la legislación vigente.

Con la llegada de la época otoño-invernal las carreteras de la Comunidad Autónoma de Aragón se ven afectadas durante determinados periodos por fenómenos meteorológicos adversos en especial nevadas, hielo, granizo o lluvia que dificultan las condiciones de vialidad.

Esta dura climatología extendida en su conjunto, la orografía propia del terreno y el amplio número de carreteras que sufren restricciones, exige una exhaustiva atención a las condiciones de los vehículos que circulan por las mismas en lo referente a elementos básicos de seguridad tales como: neumáticos, alumbrado, señalización e ITV.

Estos elementos básicos de seguridad son fundamentales en la seguridad de la conducción y, su incumplimiento, causa principal y potenciadora del riesgo de sufrir accidentes.

Durante estos días, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y el resto de policías locales que se sumen a la campaña prestarán especial atención al adecuado mantenimiento y puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo como son los neumáticos, las luces o la señalización, entre otros.

Según un estudio realizado por Tráfico, el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. En comparación con los turismos de hasta cuatro años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años.

Teniendo en cuenta esta relación entre riesgo y antigüedad del vehículo, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad se convierten en una actividad imprescindible para combatir la siniestralidad.