La Comunidad Bahá’i protesta contra el encarcelamiento de sus miembros en Irán

La plaza de España ha sido el lugar elegido por la Comunidad Bahá’i de Zaragoza para protestar por la persecución religiosa y el encarcelamiento de sus miembros en Irán. Los Bahá’is han asegurado que sus compañeros están viviendo un acoso continuo y son víctimas de encarcelaciones indiscriminadas debidas a acusaciones falsas.

Zaragoza.- Más de una treintena de miembros de la Comunidad Bahá’i en Zaragoza han protestado este sábado en la plaza de España de la capital aragonesa por el encarcelamiento de los miembros del grupo de administración de la Comunidad Bahá’i en Irán.

En su opinión, sus compañeros están encarcelados solamente por defender aspectos como los derechos humanos, una educación universal, la libre investigación o los derechos de la mujer igual que el hombre. A las 19.00 horas de este sábado ha comenzado la concentración en la céntrica plaza zaragozana.

El portavoz de la oficina de información pública de la Comunidad Bahá’i en Zaragoza, Miguel Ángel Usón, ha asegurado que, aunque todos los parlamentos apoyan la causa Bahá’i, el Gobierno iraní continúa con su persecución. Actualmente, un gran número de seguidores están encarcelados desde 2003 “sólo por representar la fe Bahá’i”.

Las personas encarceladas están acusadas de espionaje, aunque las verdaderas razones, según Usón, son pertenecer a la Comunidad Bahá’i y defender sus creencias.

En palabras del portavoz, en Zaragoza hay alrededor de 150 personas que profesan la fe Bahá’i, la cual defiende “la existencia de un solo Dios y proclama la necesidad de unión de todas las religiones”. Además, abogan por la unidad de toda la humanidad y tienen abolidos todo tipo de prejuicios por cuestiones de raza, religión o sexo. Usón ha subrayado que otro de los principios de su profeta, Baháulláh, es que “la mujer tiene los mismos derechos que el hombre”.

Es una fe originaria de Irán, en donde está siendo perseguida durante los últimos 20 años. El portavoz ha asegurado que incluso en las universidades, a los Bahá’i “los bloquean y los echan”. Está situación se mantiene desde la revolución islámica, tal y como ha declarado Usón, quien ha comentado que los islamistas les acusan de ser una religión herética, “que va en contra del Islam por aceptar otras religiones”.

Miguel Ángel Usón ha afirmado que no hacen “un proselitismo agresivo, los que se enteran de que existimos les informamos y cada cual elige”, ya que otro de los principios es “la libre investigación de la verdad”.