La coctelería zaragozana Moonlight Experimental Bar se hace con dos estrellas en los soles Repsol

Moonlight Experimental Bar es el proyecto de Borja Insa y el rapero Kase.O y está ubicado en pleno centro de Zaragoza
moonligh
photo_camera La coctelería zaragozana Moonlight Experimental Bar se hace con dos estrellas en los soles Repsol.

Moonlight Experimental Bar, el proyecto de Borja Insa y el rapero Kase.O en el centro de Zaragoza, consigue dos estrellas en los ‘soles Repsol’ de la coctelería celebrados en Madrid la pasada noche. Top Cocktail Bars premia a las mejores coctelerías de España y Portugal con la ayuda de reputados periodistas, críticos de gastronomía y profesionales del sector, una celebración que cumple cinco años y en la que Moonlight Experimental Bar hace gala de su continúa evolución desde la ciudad del Ebro.

UN LABORATORIO GASTRONÓMICO EN EL CENTRO DE ZARAGOZA

No es una coctelería, ni siquiera un restaurante: es un bar experimental en pleno centro de Zaragoza. Detrás de este homenaje a la gastronomía y a la investigación creativa se encuentran desde hace cinco años Borja Insa (Bartender Revelación en Madrid Fusión 2024) junto a su equipo, que en octubre decidieron unir fuerzas con Gente Rara (1 estrella Michelin y un Sol Repsol) y el rapero Kase.O para generar una apuesta de valor a la ciudad del Ebro.

En Moonlight parten de la base de que los cinco sentidos no existen, al menos tal y como nos los habían contado hasta la fecha: hay que dejarse llevar por los sabores, aromas y experiencias a la hora de probar los cócteles de Insa, los platillos de Gente Rara o incluso de disfrutar de la música que se escucha en el local estratégicamente elegida por Kase.O. La intención es convertir las emociones en una experiencia en sí misma o en una creación gastronómica, ya sea líquida o sólida, por lo que se debe entrar en el espacio dejando los prejuicios atrás y dispuestos a dejarse llevar.

COCTELERÍA: LA COMODIDAD O CAER AL VACÍO

Insa presenta en ‘Reflexiones’ una carta de 12 cócteles con elaboraciones propias de la alta gastronomía o la repostería pero utilizando técnicas e ingredientes totalmente disruptivos como la sangre en ‘La Tradición / La Muerte’, el semen de atún y el té azul en ‘La Realidad / El Yo Creo o el vodka de foie en ‘La Hipocresía / Lo Cultural’.

Una propuesta que nace de su afán por el autoconocimiento, la continua investigación y la posterior experimentación. Nada es lo que parece a simple vista, y por eso nos darán dos opciones a la hora de elegir una misma carta: caer al vacío – no conocemos los ingredientes de cada trago, solo el dilema vital como ‘La Infancia’ o ‘Lo Bello’, junto a una frase de una canción de Kase.O-, o la comodidad -donde encontramos la descripción al detalle de los ingredientes y de lo que vamos a encontrarnos-. En cualquier caso, el objetivo es hacer alusión a la emocionalidad de cada uno, por lo que ya nos avisan previamente de que todo está por suceder antes de traer el cóctel a la mesa.

TOMAR LA PALABRA: CULTURA Y DISCUSIÓN

La experiencia se completa con el propio espacio, donde Javier ha llevado a cabo una instalación nunca vista hasta la fecha en Zaragoza, propia de los grandes auditorios de música. Dependiendo de la mesa donde te encuentres, el volumen de la música que suena estará a un nivel u otro, en función también del mood en el que esté transcurriendo tu velada.

Tampoco escucharás la conversación de la mesa de al lado, y mucho menos te molestará la intensidad del volumen de la música de la misma. La lista de reproducción y por tanto, el género musical, también variará según estos mismos parámetros, que serán controlados por el propio Kase. O si se encuentra en ese momento en el local, o por el equipo de Moonlight.

Jazz, soul, reggae, rap, o incluso canciones populares irán pasando por el play, convirtiendo así el local en un espacio agradable donde disfrutar del hilo. En el local también encontramos una mesa central, donde algunos días será parte del servicio normal y otras, se convertirá en espacio de conversación y de diálogo para los presentes. Es uno de los más preciados atrezzos de Moonlight, que planea seguir trabajando en charlas, encuentros o recitales en este espacio.

Más en SOCIEDAD