Cenar como en 1928 en un tren hacia París sin salir de Aragón

Se trata de un viaje nocturno gastronómico en el que los comensales podrán disfrutar de una cena histórica como la que tenía lugar en los trayectos de Canfranc a París en los años 20
CANFRANC
photo_camera Este será el prestigioso restaurante oscense Estrella Michelín “Orient Express” en Canfranc. Foto Instagram Hotel Canfranc Estación

Un viaje nocturno gastronómico en el tiempo. Esa es la nueva propuesta del chef Eduardo Salanova y el cocinero Loic Thoraval para el prestigioso restaurante oscense Estrella Michelín “Orient Express” en Canfranc. Con esta novedosa propuesta (que se puede disfrutar desde el pasado 11 de abril), los comensales podrán disfrutar de una cena histórica con capacidad para 30 personas tal y como ocurría en los trayectos de Canfranc a París en los años 20.

Ubicado en el Royal Hideaway Hotel, el "Vagón 1928" cuenta con esta nueva oferta gastronómica que se suma a las otras dos que ya ofrecían y dando prioridad al producto aragonés. Se puede disfrutar de miércoles a sábado y desde que se inauguró, está prácticamente lleno.

Esta nueva propuesta se suma a la comida del Hotel Internacional que cuenta con una comida más informal, una segunda opción es el “Canfranc Express”, con una cocina más creativa en la que los comensales son capaces de conocer la historia gastronómica de la zona y, finalmente, el ”Vagón 1928” fusiona la cocina aragonesa con la francesa.

En este Vagón se pueden degustar dos menús diferentes. Por un lado, el Canfranc-Urdos de 85 euros con primero, segundo y postre y la segunda opción es el Gran Voyage a París, por un precio de 125 euros y un total de ocho platos siendo muchos de ellos un homenaje a lo que se sirvió el día del estreno de la línea que en un momento de la historia conectaba la capital francesa con Canfranc.

UN MENÚ FRANCO-ARAGONÉS

En el año 1928 se produjo la gran inauguración que uniría Canfranc y París en tren. Un hecho histórico al que acudió el rey Alfonso XIII y el Presidente de la República Monsieur Gastón Doumerge. La ilusión de todo un pueblo por difundir su historia, para conservar su valor y consolidar su futuro y que ha inspirado en el menú del nuevo “Vagón 1928”.

Desde aquel momento, los trayectos a París fueron diarios y la fusión cultural estaba representada en cada una de las estaciones de tren. Un hecho que permitió descubrir la gastronomía del lugar y enriquecer la tradición aragonesa.

El primero de los menús, Urdos-Canfranc, se compone de mantequilla del día, Ostra Francesa y panes artesanos de Sayon. Seguido de Terrina de Campaña del Pirineo, pan de 100% centeno de Ascara, pickles de cebolla morada, pepinillos y alcaparrones. El menú continúa con arroz Niral de Alcolea de Cinca meloso con rodaballo de la Provenza, romesco y aire de tomillo, Foie de Pato a la poéle, espuma de chirivia, haba tonka y guirlache de avena y frutos secos. Tampoco falta el solomillos de Rossini, magret de pato y corvina salvaje y de postre, espuma de chocolate caliente de frutos secos, migas aragonesas dulces y una versión de un babá al ron.

La segunda opción es el menú Le Grand Voyage (125 euros) que incluye un dúo de mantequillas franco-aragonés, Gravlax de Trucha Imperial, Mi Cuit de Foie de Pato cocina con funcho aragonés, espuma de parmentier ahumado, Arroz Niral de Alcolea de Cinca meloso con Rodaballo, Ternera al estilo del 18 de julio de 1928, magret de pato, Salmonete, Bogavante confitado y de postre, espuma de chocolate caliente y crujiente de frutos secos, migas aragonesas dulces y un aversión de un Fresier.