Alba Arriera, la influencer que regala maquillaje por las calles de Zaragoza

La maquilladora y creadora de contenido zaragozana premia con productos de belleza a aquellas personas que le chocan el puño
alba-maquilladora
photo_camera Alba Arriera es maquilladora y creadora de contenido

El ser amable con los demás nunca ha tenido precio, pero todavía dan más ganas de serlo si encima hay premio por ello. A pesar de no ser un trofeo en metálico, el brillo sí que está presente en el maquillaje que la influencer Alba Arriera (@albitaarriera) regala por las calles de Zaragoza a aquellas personas que se encuentra le chocan el puño. 

“Como soy maquilladora y creadora de contenido, tengo una caja enorme de productos que me regalan las marcas y que no uso. Se me ocurrió grabar un vídeo con esta iniciativa porque no me sonaba que lo hiciese nadie aquí en Aragón”, explica la zaragozana de 24 años que, tras estudiar maquillaje en el Instituto de Cine de Madrid, se sumó al barco de los vídeos cortos de TikTok e Instagram.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Albita arriera🦋 (@albitaarriera)

Las primeras reacciones fueron algo reacias, porque “a diferencia de Madrid o Barcelona, donde te paran cada dos por tres para hacer vídeos, en Zaragoza la gente no está muy acostumbrada a que la graben por la calle, pero después del shock inicial, les hace ilusión”. La influencer no se ha rendido y ha seguido premiando a los más amables, ya que es una manera de “agradecer a la gente porque, sin que nadie viese mis vídeos, las marcas no me darían esta oportunidad”.

CUATRO HORAS DE TRABAJO PARA UN VÍDEO DE 30 SEGUNDOS

Estos curiosos vídeos no son los únicos que Alba crea para sus redes sociales, porque también están presentes las pruebas de productos como pestañas postizas sin pegamento, los maquillajes más glamurosos para eventos sociales o algún que otro vídeos de humor. Pero, aunque la vida de un creador de contenido pueda ser atractiva por la flexibilidad del horario, los regalos e invitaciones de las marcas, en ocasiones “el público no sabe el trabajo que hay detrás”. 

alba-arriera
Los maquillajes favoritos de Alba Arriera son los que llevan mucho color, purpurina y brillo

“Al final el consumidor ve un simple vídeo de 15 o 30 segundos, pero detrás hay planificación, grabación, maquillaje y edición. Depende del tipo de maquillaje, si es más elaborado o menos, pero mínimo hay cuatro horas de trabajo para un vídeo de 30 segundos”, explica la maquilladora. 

De hecho, las creaciones elaboradas son las favoritas de Alba. Esas que llevan mucho color, purpurina y brillo, al estilo de los maquilladores Nikki Tutorials o James Charles, que fueron tendencia en 2016. Son maquillajes que Alba suele realizar, pero en Zaragoza no es habitual ver maquillajes llamativos. “La industria aquí es un poco limitada porque solo hay varias tiendas multimarca, no hay muchas tiendas pequeñas y locales. Entonces eso hace que tampoco haya grandes influencers en Aragón de maquillaje y que, al final, las personas que se quieran dedicar a ello tengan que irse fuera para tener más oportunidades”, reivindica. 

El mundo de la belleza y el maquillaje se ha expandido a niveles desorbitantes desde el uso de las redes sociales, con nuevos lanzamientos y nuevos creadores de contenido poniendo cada producto a prueba, por lo que el consejo de Alba para aquellos que quieran tomar este rumbo es “ser original y dedicar un poquito de tiempo cada día a practicar y practicar”. 

UNA MARCA RELUCIENTE

Además de ser maquilladora y creadora de contenido, a su joven edad Alba es emprendedora y creadora de su propia firma de maquillaje llamada Koko Cosmetics, en honor a su compañera felina. Esta aventura comenzó el pasado verano, con accesorios para festivales como brillos, piedrecitas, purpurina y las pestañas postizas más extravagantes, todo ello enfocado al maquillaje social. 

maquilladora-2
A sus 24 años, Alba ha creado su propia firma de maquillaje llamada Koko Cosmetics

“Tenía la idea desde hace muchos años y la verdad es que ha sido un reto porque he creado los productos, la web, las redes… Y al final todo ese trabajo se te acumula con las horas de grabación. Hay que ser muy organizado si se quiere emprender”, explica. 

El rumbo que toma Koko Cosmetics es seguir creando productos que fomenten la diversidad y la expresión de uno mismo, ya que, para Alba, el maquillaje es eso: una desconexión del resto del mundo.