TRIBUNALES

Acusan al gestor de un sindicato de estafar al Inaem con unos cursillos

La Audiencia de Zaragoza juzgará esta semana al responsable de la gestora de Unión Sindical Obrera de Aragón por, supuestamente, estafar al Inaem con unos cursillos de formación. Junto a él también responderá ante la Justicia la administradora de la empresa que debía de haber llevado a cabo dichas clases.

Zaragoza.- El responsable de la gestora de Unión Sindical Obrera de Aragón y la administradora de una empresa que ofrece cursillos se sentarán esta semana en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza por, supuestamente, estafar al Inaem con unos talleres de enseñanza.

El Ministerio Fiscal les señala como autores de tres delitos: falsedad documental, contra la Hacienda Pública y estafa; por los que solicita seis años y medio de prisión.  Sus abogados defensores, lo niegan y mantienen, de forma provisional, la libre absolución de sus patrocinados.

Jesús Manuel C.C. y Fuensanta M.C. manipularon y alteraron, según el Ministerio público la documentación, incluso la oficial, dando lugar a una actuación falsaria con ánimo de lucro que supuso un engaño tanto al Inaem como al propio sindicato USO sobre su cumplimiento.

Los contratos entre la institución y el sindicato ascendían a 138.247,50 euros. No obstante, la cantidad adelantada fue en total 51.654,25 euros, correspondientes a tres contratos sobre hostelería, comercio y seguridad privada.

Y es que las acusaciones resaltan en sus escritos que, tras observar posibles irregularidades, decidieron hacer una auditoría. En ella se afirmaba un incumplimiento por parte de los plazos de comunicación de calendarios, alumnos y acciones formativas y desconocimiento de los alumnos de haber asistido a acciones formativas, cuando algunos habían sido declarados a varios cursos de un mismo programa. Asimismo, señalaba una serie de irregularidades en la cumplimentación de la documentación administrativa de las personas asistentes a los cursos, llegando a detectar numerosas no coincidencias entre las firmas de los DNI y las de los documentos obligatorios en cada acción formativa.

Asimismo, el representante de la Fiscalía asegura en su escrito que la mercantil que iba a realizar los cursillos llegó a contestar diversos requerimientos realizados por el Inaem utilizando papel con membrete de la USO, de los que este sindicato nunca tuvo conocimiento.