S.D. Huesca 3-0 Burgos

Sonrisa de oreja a oreja en El Alcoraz

Triunfo vital de los de Antonio Hidalgo, que dejaron un gran sabor de boca a su gente este domingo. 

Los jugadores del Huesca se dieron un homenaje frente al Burgos. Foto: S.D. Huesca
photo_camera Los jugadores del Huesca se dieron un homenaje frente al Burgos. Foto: S.D. Huesca

La S.D. Huesca dibujó una sonrisa de oreja a oreja a su gente, a su Alcoraz, en una jornada donde volvió a demostrar una solidez defensiva y una eficacia para quitarse el sombrero. Pulido adelantó a los de Hidalgo, Elady sentenció y Kortajarena puso el broche de oro para un 3-0 frente al Burgos que supo de maravilla. La permanencia, sin estar cerrada, se encuentra más cerca y falta ahora culminar la temporada para terminar con tranquilidad.

Porque se divirtió El Alcoraz ya desde los primeros compases del encuentro, pues todavía se estaban acomodando los aficionados en sus asientos cuando Hugo Vallejo dio el primer aviso, tras una jugada de Gerard Valentín, marca de la casa, con un centro a la cabeza del delantero, que golpeó en un defensa. Los azulgranas dejaban claras sus intenciones sobre el césped, y solo tardaron diez minutos en reflejarlo también en el marcador.

Primero una falta colgada al área por Vilarrasa al área, que no sin dificultad, sacaba la defensa a córner, y en el saque de esquina, botado también por el 20 azulgrana al segundo palo, entraba el capitán azulgrana para poner el 1-0 en el marcador. Pulido marcaba su primer gol de la temporada y otorgaba a su equipo todo un tesoro en forma de ventaja.

Pese a ser mínima, supieron los de Hidalgo jugar con ella, permitiendo al Burgos asomarse a sus dominios, pero cortando de raíz cualquier intento de hacerlo con peligro. Algo que sí lograban ellos en el área opuesta, desde cuyo vértice dio Javi Martínez un nuevo aviso en forma de potente disparo en el minuto 20, que detuvo el guardameta con dificultad. También Kento buscó el segundo, con un remate de cabeza, pasada la media hora, pero se fue alto.

El paso por vestuarios no se tradujo en un cambio de guion, y la SD Huesca lograba recuperar el balón con facilidad antes de llegar a los últimos metros de su campo, y saliendo con rapidez para crear peligro en el punto opuesto. Así, tras volver a instalar la sensación de acecho enlazando varias llegadas, Elady sumó uno más a su cuenta particular, dándole tranquilidad a su equipo con el 2-0. Un potente disparo de Gerard desde fuera del área que repelió el portero, le cayó al delantero, que no perdonó, en su tercer gol como azulgrana, el segundo en partidos consecutivos en El Alcoraz.

Avisó el Burgos con acortar distancias en dos acciones de córner que se fueron muy cerca, la primera en un remate a la altura del primer palo, y la segunda, amenazando con el gol olímpico, que evitó el larguero. Se iniciaban así los mejores minutos visitantes, con 20 por descontar, lo que llevaba a Hidalgo a mover el banquillo, con la salida de Obeng, Balboa y Joaquín, que reaparecía tras lesión, sustituyendo a Elady, Hugo Vallejo y Javi Martínez. Aguantó el Huesca en esos momentos de mayor insistencia visitante, para entrar en los últimos diez de partido, en los que habría tiempo a redondear la tarde, esta vez a través de Kortajarena, que puso el tercero y definitivo en el 86, enviando a la red un balón que le llegó desde la derecha. Estalló ya la euforia en el estadio, que acabó cantando el himno a capela antes de entrar al descuento. Porque todo era felicidad tras el pitido final: cuarenta puntos en el casillero, diez jornadas por disputar, y la visita al Albacete ya en el objetivo.