El Oviedo encuentra sangre y ahonda en la crisis del Huesca (0-2)

Derrota de la S.D. Huesca en El Alcoraz y los de Antonio Hidalgo siguen en caída libre en el peor momento posible en LaLiga Hypermotion 
goloviedoalcoraz
photo_camera El Oviedo celebra el primer tanto en El Alcoraz. Foto: LaLiga Hypermotion

Durísima derrota la cosechada por la S.D. Huesca ante el Real Oviedo, cayendo por 0-2 en El Alcoraz con tantos de Paulino y Borja Sánchez. Los asturianos fueron superiores durante gran parte del choque y pusieron más fútbol que los oscenses, no exentos de corazón eso sí. Con este resultado, los de Antonio Hidalgo siguen con la amenaza del descenso muy presente, ahondando en la crisis existente desde hace semanas. 

Tresaco, formando arriba con Vallejo y Obeng, era la gran novedad del once de Antonio Hidalgo. Ambientazo en la idea y buena presencia de aficionados del Huesca en la grada de El Alcoraz, aunque el dominador inicial fue el Oviedo. Primero entre Masca y Paulino y después ante un pase al hueco del primero obligaron pronto a Álvaro Fernández a estar despierto. Desde ahí, los locales empezaron a tocar más balón, a tener menos prisa y más pausa, y se vivieron los primeros acercamientos.

Especialmente un cabezazo alto de Martos a servicio de Sielva y un pase de la muerte de Vallejo que no encontraba rematador, todo antes del minuto 10. Eso sí, excesivos errores en entrega de balón por parte de ambos equipos, lo que dificultaba mucho que el ritmo fuera atractivo para el espectador. En los locales trataban de acelerar Tresaco y Nieto con más corazón que fútbol. En los visitantes Borja y Paulino, con más intención que efectividad. Colombatto probaría con la menos buena, su diestra, en el 17 sin meter susto en el cuerpo a un Álvaro que blocaba bien.

A falta de fútbol, tocaba buscar la vía directa y segundas jugadas. Ahí estuvo a punto de adelantarse el Oviedo con Paulino aprovechando un regalo de Martos. La enganchaba sin dejar caer, pero su disparo se iba alto en el 23. El partido para el Huesca estaba en Nieto, encarando constantemente a Pomares (sorprende titular frente a Bretones). Oro no sacaba, pero sí córners. Que en contexto Huesca son sinónimos.

La más clara de la primera mitad la tendría Masca. Combinación en el 32 con Alemao y con todo a favor, tras cuerpear bien, mandaba su voleón con la zurda muy alto. Respiraba el Huesca, se impacientaba El Alcoraz. Apenas algún balón parado, algún centro con Pulido y Obeng rondando el área. Muy poco. De hecho, 0-0 al descanso sin que ninguno de los dos bandos hubiera sido lo suficientemente superior a su rival. Eso sí, hablando de ocasiones puras y duras, las dos más claras para los asturianos.

SEGUNDA PARTE

La incógnita era saber si Javi Martínez seguía sobre el césped tras tener problemas (golpe en la cabeza) al filo del descanso. Y no lo hacía, con Javi Mier como sustituto. No pudo empezar peor la segunda mitad, siguiendo con la tónica de la recta final de la primera. Centro desde el costado zurdo del ataque ovetense, Paulino le ganaba la tostada por alto a Martos y con un fuerte cabezazo, en el 50, batía a Álvaro Fernández.

Le sentaron bien los cambios al Huesca con la entrada de Elady y Joaquín por Obeng y Tresaco. Nada más salir la tenía en dos ocasiones Martos, pero Luego desbarataba ambas en acción defensiva de gran valor. Hidalgo quería más carbón en la caldera e introducía su cuarto cambio: Vilarrasa por Martos buscando más profundidad. El que estuvo a punto de encontrar el camino, pero a los vestuarios, fue un Pulido obligado a “cazar” a Alemao cuando el ariete ponía la directa hacia Álvaro. Tarjeta que acarrea suspensión.

Dubasin estaba haciendo estragos desde su salida. Plantaba solo ante Álvaro en el 67 a Colombatto, pero al quedarle a la derecha perdía tiempo, cedía para Borja y Blasco, in extremis, llegaba para salvar el 0-2. Con Bolívar por Kortajarena agotaba cambios Hidalgo. Lo intentaban los oscenses con un disparo lejano de Vilarrasa, pero se marchaba muy alto. En la jugada siguiente, la polémica. Corría el minuto 74 cuando el colegiado señalaba el punto de penalti por una mano de un defensor del Oviedo, previo agarrón de Pulido. Dudosa, la iba a revisar al VAR, y decretaba la anulación del mismo.

Dubasin, quién si no, seguía marcando el ritmo en cada contra. Pero el Oviedo no cerraba el partido y ahí es donde el Huesca no paraba de creer. La tuvo clarísima Javi Mier a balón parado, aunque su cabezazo, completamente solo, no encuentra portería por muy poco en el 86. Segundos antes, ovación de El Alcoraz a una leyenda como Santi Cazorla.

Por milímetros también estuvo a punto el Huesca de gozar de un penalti a favor, pero la falta de Borja a Nieto era fuera del área. Precisamente Nieto, el mejor de los locales durante el partido, veía cómo un gran disparo se topaba con un paradón de Leo Román. Mano espectacular abajo en el 90 para salvaguardar la victoria de los suyos. Con el Huesca volcado, Cazorla hacía magia y Borja Bastón perdonaba también el 0-2 ante Álvaro. Partido abierto y siete de descuento.

El que no lo haría sería Borja Sánchez. Gran contra guiada por el mago Cazorla, que en 7 minutos había dado una clase de fútbol descomunal, y el zurdo se la jugaba con un disparo tremendo que batía a Álvaro. Por si fuera poco, más sangre. Dubasin para el otro Borja, Bastón, y definición de clase para el 0-3. Eso sí, fuera de juego, y no subía al marcador.

En El Alcoraz había gritos de “directiva dimisión”, conscientes los aficionados de que el lío en el que anda metido la S.D. Huesca no es cosa menor. El descenso es un riesgo real y los de Hidalgo pintan cada vez peor. No falta corazón, pero sí está faltando fútbol y acierto en momentos claves. Y este 0-2 ante el Real Oviedo es otra buena muestra de ello.