Goleada a domicilio para olvidar la sequía

Vilarrasa, Elady y Sielva fueron los encargados de animar la fiesta del Huesca y resolver la escasez de cara a puerta.
El Huesca puso fin a su sequía goleadora. Foto: LaLiga Hypermotion.
photo_camera El Huesca puso fin a su sequía goleadora. Foto: LaLiga Hypermotion.

El Huesca había soñado con un partido como el de anoche. Y su sueño se hizo realidad. Tres puntos fuera de casa que saben a oro, golaveraje a favor con un rival directo y zanjada una sequía preocupante. Los de Hidalgo se dieron un homenaje venciendo 0-3 al Mirandés en Anduva, con Vilarrasa, Elady y Sielva como artífices de la goleada.

Por fin, la S.D. Huesca se dio un festín y anotó tres tantos, después de dos encuentros sin ver portería y con la espina de ser uno de los equipos menos goleadores de la categoría. Lo había manifestado durante toda la semana la plantilla y el técnico, y de tanto creer, ha funcionado. Fruto del trabajo y de la fe en cada uno de los jugadores. Así pues, el Huesca solventó de manera eficiente y rotunda su escasez y marcó tres goles por segunda vez en esta temporada. La otra fue en El Alcoraz ante el Cartagena.

Un gol olímpico, otro aprovechando un despiste del rival y otro de falta directa. Da igual la manera en la que llegara, lo importante es que el esférico entró en la portería y que el Huesca empieza a escalar posiciones.

No obstante, la alegría se hizo de rogar. El Huesca perdonó demasiadas ocasiones (tuvo en total seis remates a puerta) que hacían que la afición ya volviera a lamentarse y recordar los fantasmas de duelos anteriores. En la segunda mitad, el césped de Anduva contempló muchas llegadas que los de Hidalgo no fueron capaces de materializar, al menos hasta el minuto 67.

TRES GOLES PARA CREER

A partir de ahí la tónica cambiaría y el Huesca rompería con sus miedos. El primero llegó de la mano de Ignasi Vilarrasa en el saque de córner. Ningún defensa, ni el portero, pudo alejar el esférico que se adentró en la meta de Ramón, quedando grabado como gol olímpico. El lateral suma así su cuarto tanto en la temporada y es el segundo máximo anotador del equipo por detrás de Obeng.

Poco después, un minuto para ser exactos, llegó Elady para poner la tranquilidad. El andaluz firmó su primer tanto con el conjunto altoaragonés y puso fin a su racha negativa de casi un año sin ver puerta. Ya avisó en la previa del choque que sabía lo que era marcar al Mirandés y parece que le ha cogido gusto. El delantero estuvo atento a un error rival en su campo, eso sí, casi desaprovecha la ocasión buscando el pase horizontal. Finalmente, con el rechace de la defensa, recogió el balón para disparar a la red.

Por último, Sielva se apuntó a la fiesta con un gran golpeo de falta directa. Este tanto ponía el broche de oro a una victoria vital para el Huesca, que además de la goleada, conseguía volver a vencer fuera de casa. De esta forma, suma su quinto partido invicto y se sitúa en puestos de permanencia con un margen de dos puntos. Situación importante antes de visitar la próxima jornada al Espanyol.