El Huesca logra su primera victoria del año

Desde hacía dos meses que no lograban ganar a ninguno de sus rivales y sumaba cuatro puntos en seis encuentros
Entrenamiento del Huesca
photo_camera Los oscenses consiguieron quitarse la losa de ganar. Foto: S.D. Huesca

El pasado sábado, la Sociedad Deportiva Huesca consiguió su primer triunfo del 2023 ante el Mirandés. Desde hacía dos meses que no lograban ganar a ninguno de sus rivales: Real Zaragoza, Burgos, Albacete, Cartagena, Real Oviedo y Las Palmas. Cuatro puntos en seis encuentros, que ya empezaban a preocupar a los oscenses. A pesar de la mala dinámica, el conjunto altoaragonés ha logrado mantenerse a mitad de tabla sin caer y sufrir más de la cuenta en los puestos de descenso.

Al equipo de Cuco Ziganda le ha costado arrancar en este inicio de la segunda vuelta. A principios de diciembre, en Andorra, fue la última vez que terminaría el encuentro con sabor a victoria. Lo que no imaginaban es que la siguiente tardaría tanto en llegar, concretamente, dos meses y después de seis jornadas. Una derrota contundente en La Romareda contra el Real Zaragoza, cuatro empates consecutivos y otra caída en Gran Canaria, llevó al Huesca a perder hasta catorce puntos. Un dato no muy positivo pero, a pesar de ello, han conseguido mantenerse en la clasificación tras los malos resultados de los rivales que están por debajo.

Ya anticipaba Ziganda en rueda de prensa la urgencia de sumar de tres en tres para no descolgarse e intentar estar lo más arriba posible. El escenario era perfecto ante su afición, donde más puntos han cosechado esta temporada, y ya acumulan doce jornadas seguidas sin conocer la derrota en el feudo azulgrana. La nueva incorporación del equipo, Samuel Obeng, sería la salvación para acabar con la mala dinámica de resultados tras su espectacular gol de chilena que sellaría una tarde de alegría en Huesca.

Los azulgranas continúan en una posición medianamente cómoda e intentarán dejar atrás este bache con los próximos rivales, y no será nada fácil. El próximo domingo visitará El Molinón, donde se enfrentará a un Sporting de Gijón que este curso está sufriendo más de la cuenta. A pesar de las dificultades que se están encontrando esta temporada, el conjunto oscense irá a Gijón con un chute de confianza tras sumar sus primeros tres puntos del año y con la esperanza de volver a llevarse otro triunfo.