El Huesca cae ante el Andorra y cierra su pretemporada con una derrota (0-1)

Los de Ziganda gozaron de multitud de ocasiones que no lograron transformar debido a su imprecisión de cara a puerta. Fotografía: Andorra F.C.
photo_camera Los de Ziganda gozaron de multitud de ocasiones que no lograron transformar debido a su imprecisión de cara a puerta. Fotografía: Andorra F.C.

La S.D. Huesca ha disputado este viernes, ante el Andorra F.C., su último partido de pretemporada que se ha saldado con un 0-1. Los de Ziganda gozaron de multitud de ocasiones que no lograron transformar debido a su imprecisión de cara a puerta, teniendo por momentos más peligro que el equipo del Principado, fiel a su idea de juego y que se ha llevado el choque con un gol de cabeza de Vilanova.

El Cuco Ziganda apostaba por salir con tres centrales dejando notar que el sistema está calando hondo en el equipo y que lo veremos en más de una ocasión durante este curso 2023/24. Así, la S.D. Huesca salía con una 5-4-1 con Álvaro Fernández; Iván Martos, Jeremy Blasco; Rubén Pulido; Juanjo Nieto e Ignasi Vilarrasa; Óscar Sielva, Kortajarena, Lombardo, Gerard Valentín y Samuel Obeng en la punta de ataque. Por su parte, Eder Sarabia arrancaba con una 4-2-3-1 con Nico Ratti; Adri Vilanova, Diego González, Álex Petxa, Anderson Arroyo; Rubén Bover, Jandro, Iker Benito, Arnau Prat, Iván Gil y Julen Lobete como único delantero.

El choque empezaba muy igualado, con un Andorra F.C. que comenzaba los primeros compases queriendo tener la posesión del balón y una S.D. Huesca que buscaba salir jugando desde atrás, sin éxito ante la presión del equipo del Principado, que no iba a regalar nada. Asimismo, los de Eder Sarabia no lograban traspasar la defensa de Ziganda, bien armada y contundente. El Andorra F.C. se notaba más cómodo durante los primeros 15 minutos, pero no lograba hacer ocasiones a un Huesca con las ideas claras, que buscaba las contras rápidas para crear peligro.

La clave de que el Andorra no lograra acercarse a la meta defendida por Álvaro Fenrández radicaba en la buena labor del medio del campo oscense, que no dejaban a Jandro, pívote del Andorra, darse la vuelta y conectar con los jugadores más ofensivos visitantes. Fue en el minuto 27 cuando llegaba la primera ocasión del Huesca, tras un lío de Nico Ratti con su defensa que dejaba el balón en los pies de Obeng, que dudaba y no lograba concretar ni un pase, ni un disparo.

A partir de la primera media hora de juego el choque cogía ritmo y sobre todo llegaban ocasiones de gol. De hecho, en el minuto 30, los de Ziganda tenían otro acercamiento con un buen centre de Lombardo que despejaba el portero del Andorra para que le cayera a Kortajarena, que sin pensárselo ejecutaba una volea desde fuera del área que se marchaba fuera. El Huesca estaba de dulce y Obeng tenía una ocasión clara de gol a los pocos minutos, pero Ratti se hacía enorme bajo palos y sacaba una prodigiosa mano para enviar el balón a corner.

El Huesca estaba metiendo el miedo en el cuerpo y en el 38 gozaba de otra ocasión con un buen centre de Gerard Valentín para Obeng, que lograba rematar de cabeza pero con un testarazo muy desviado. La primera parte llegaba a su fin y la S.D. Huesca se marchaba con unas buenas sensaciones al descanso, conscientes de que habían tenido más ocasiones que su rival, pero sin encontrar el premio del gol.

LA SEGUNDA PARTE

El segundo tiempo arrancaba con la igualdad que había caracterizado a la primera parte. Iván Gil tenía la primera ocasión de este periodo con un disparo que se marchaba arriba en el minuto 49. El Andorra lo seguía intentando en estos primeros compases con un tiro de Petxa que hacía entrar en calor a Juan Pérez, que sustituía a Álvaro Fernández en el descanso.

Poco a poco, parecía que el Andorra se estaba haciendo con el encuentro y cuando mejor estaban los pupilos de Eder Sarabia les llegaba el premio del gol con un espectacular remate de Vilanova, en el 67, tras un centre perfecto a su pie derecho. Tras el tanto visitante, llegaban los momentos de más imprecisión y un fallo de Rubén Pulido tras liarse con el balón en su propio área casi costaba otro tanto al club oscense.

Ante la falta de movilidad, Ziganda cambiaba el dibujo táctico y apostaba por la 4-3-3 para tener más llegada ofensiva e incluso profundidad por banda. Fue entonces cuando llegaron los acercamientos de la S.D. Huesca, más punzante e incesante. No obstante, no hubo tiempo para más y los azulgranas no pudieron rescatar un empate, pese a la ofensiva del equipo del Cuco Ziganda. Con este choque el club oscense da por finalizados sus choques veraniegos y ya espera su viaje a Burgos con motivo de la primera jornada liguera.