S.D. Huesca 0-3 Racing de Santander

La eficacia del Racing enciende todas las alarmas del Huesca (0-3)

Los oscenses necesitan ganar otra vez tras caer ante el Racing en casa para encarrilar una permanencia que se está complicando demasiado.
La S.D. Huesca vuelve a caer en El Alcoraz y vive peligrosamente cerca del descenso. Foto: LaLiga
photo_camera La S.D. Huesca vuelve a caer en El Alcoraz y vive peligrosamente cerca del descenso. Foto: LaLiga

Mucho cuidado en la S.D. Huesca, que el descenso está peligrosamente cerca a falta de dos jornadas. La derrota por 0-3 ante el Racing de Santander deja al cuadro de Antonio Hidalgo (expulsado en el descuento) con la temporada en el aire, sabedor de que hay muchos deberes por hacer. Los cántabros lograron una eficacia mayúscula para asaltar El Alcoraz, que queda con el miedo en el cuerpo y el calor de la quema muy cerca.

Partía el equipo de Hidalgo con Álvaro en la portería y la ya habitual línea de cinco. Nieto y Vilarrasa ocupaban los carriles, mientras que Loureiro, Pulido y Blasco se ubicaban en el eje de la zaga. Balboa, Sielva y Kento componían el centro del campo, y Hugo Vallejo y Elady iban al ataque. Mboula, Arana o Íñigo Vicente eran los hombres más peligrosos del Racing de Santander.

A los dos equipos se les veía cierto miedo a ir al ataque. También un estudio meticuloso del rival, y primaba no fallar antes que lanzarse arriba. En un tramo tan importante de la temporada no se podían cometer errores. Pero precisamente por este asunto llegó el primer disparo del Racing de Santander con el sello de Iván Morante a pase de Íñigo Vicente. Esta vez, y sin que sirviese mucho más de precedente, alto.

Hasta que el equipo cántabro no apretó, no se veían ocasiones reales de gol. El Huesca no estaba sufriendo nada atrás, Eso sí, arriba, únicamente Kento, precisamente por un error de Lago junior, pudo disparar en la frontal del área obligando a Ezkieta a emplearse a fondo.

Ese fue el primer disparo a puerta de un duelo sin grandes oportunidades en esos primeros compases. Ambos querían sumar y no perder; el miedo se apoderaba de los dos conjuntos, caracterizados por el buen hacer en la retaguardia y una punta de ataque que apenas servía de adorno.

Sin embargo, la dinamita del Racing le permite adelantarse con un destello. Es lo que sucedió en el 37, cuando Arana se internó por la izquierda, remató, y Álvaro rechazó sin atrapar. Entre Mboula y Juanjo Nieto llevaron el balón al fondo de la portería y, tras una eterna revisión, el 0-1 subió al marcador. Mal asunto para el Huesca.

El jarro de agua fría se sintió sobre el campo y sobre la grada. Tocaba remar, crecer, acercarse más a la portería de Ezkieta. Esa era la teoría, al menos. Los oscenses habían fiado su partido a la solvencia atrás, pero tras saltar por los aires, llegaba el momento de dar un giro. Con el 0-1 y ese convencimiento se llegaba al descanso.

LIQUIDADOS EN LA SEGUNDA PARTE

El lesionado Blasco – un fuerte golpe al término del primer asalto le llevó a la caseta – dejaba su sitio a Gerard Valentín. Lo hizo también un desaparecido Balboa, pero en este caso por Javi Martínez. Iba a por todas un Hidalgo que tenía clara la inmensa necesidad de la S.D. Huesca. Y que, tristemente, se encontró con todo en contra.

Para empezar, el 0-2. Otro error atrás permitió a Arana rematar casi a placer un saque de esquina en el 50. A partir de ese momento llegó el mejor y poco efectivo Huesca de los disparos de fogueo. Porque los pases de la muerte de Valentín acabaron de todas las formas posibles excepto dentro de la portería. Había disparos, centros, peligro... pero no gol. El asedio fue total, pero inútil.

Primero fue Elady quien remató el balón de Valentín y, cuando se cantaba gol, la salvó Rubén Alves. Luego, fue Vallejo el que la envió arriba. La de Javi Martínez la salvó Ezkieta antes de que Alves volviese a hacer lo mismo que con Elady, pero esta vez a disparo de Mier. A eso hubo que a añadir otro par de disparos fuera y los que terminaron en córner.

El culmen llegó en el 91, cuando el Huesca consiguió ver portería, pero fue anulado por mano de Javi Martínez. Es decir, lo hicieron todo, menos marcar un gol legal. Y en una mala salida de balón, ya en el último instante, Ekain hizo el 0-3.

Hay problemas muy serios en la S.D. Huesca, muy superiores a la cara de tonto que se quedó en El Alcoraz. Toca ganar inmediatamente. Se ha perdido una oportunidad de oro en casa y el descenso queda extremadamente cerca con tan solo dos jornadas por disputarse. El resultado es muy doloroso y toca recomponerse ya, porque el estado es de pánico total.

FICHA TÉCNICA

S.D. Huesca: Álvaro Fernández; Nieto, Loureiro, Pulido, Blasco (Gerard Valentín, min 46’), Vilarrasa; Balboa (Javi Martínez, min 46’), Sielva (Javi Mier, min 66’), Kento (Joaquín, min 73’); Hugo Vallejo, Elady (Obeng, min 73’).

Racing de Santander: Ezkieta; Dani Fernández, Germán (Rubén Alves, min 46’), Dani Hernández, Saúl García; Iván Morante (Íñigo, min 66’), Aldasoro, Lago Junior (Peque, min 58’), Íñigo Vicente (Pol Moreno, min 82’), Mboula; Arana (Ekain, min 66’).

Árbitro: González Díaz. Amonestó a Vilarrasa. Expulsó a Antonio Hidalgo.

Goles: 0-1, Mboula (min 37’); 0-2, Arana (min 50’); 0-3, Ekain (min 96’).