Menos habitantes, más viejos y más dispersos: Aragón se enfrenta a la modificación de su mapa sanitario

La estructura sanitaria de la Comunidad se articula alrededor de las líneas maestras de 1986
Las Cortes debaten por primera vez sobre el tema esta semana
photo_camera Las Cortes debaten por primera vez sobre el tema esta semana

Los bebés de entonces son ya casi cuarentones, en Aragón hay menos gente y está más dispersa y la atención es desigual, con especial perjuicio para las zonas rurales. Si uno quiere describir a grandes rasgos el debate alrededor de la modificación del mapa sanitario de la Comunidad, que data de 1986, y los motivos para su actualización, podría quedarse aquí. No obstante, no ha hecho nada más que empezar y tendrá en las Cortes su primera toma de contacto con los grupos parlamentarios esta misma semana, a la espera de que el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, pueda comparecer en próximos plenos para ampliar los detalles de uno de los proyectos más ambiciosos de la legislatura.

Las matemáticas son implacables. El Salud cuenta hoy con un número ligeramente inferior de tarjetas respecto a hace quince años (1.319.939, según los últimos datos del Departamento de 2022 frente a 1.345.402 en 2009) pero han cambiado las franjas de edad donde se concentran. Es cuestión de sumarse edad. De las ocho áreas de salud que dividen la región, en Huesca, Barbastro, Zaragoza I y Zaragoza III, la más poblada era en 2009 la de 30 a 34 años y ahora es de 45 a 49. Con el resto, Zaragoza II ha pasado de 30-34 a 40-44, Calatayud de 40-44 a 50-54, Teruel 40-44 a 55-59 y Alcañiz, la que más envejece, 30-34 a 55-59.

De ellas, solo tres, las de la capital aragonesa, cuentan con más usuarios que entonces, siendo las de la provincia turolense y Calatayud las que más acusan el descenso demográfico. Así, Alcañiz tenía 77.183 tarjetas y ahora 71.657, 83.595 y 77.464 Teruel y de 57.208 a 48.388 los municipios que componen la bilbilitana. En términos absolutos, los que han nacido desde 2009 no compensan del todo estos cambios, aunque por poco. Atendiendo a los porcentajes, en Huesca hay un 0,2% menos de cero a catorce años (13,92%) y en Barbastro este espacio ha crecido ligeramente hasta el 13,25% de su total.

Donde sí se aprecia el descenso es en Zaragoza I (13,92% respecto al 17,07% de 2009; o 27.549 frente a 33.406), mientras que las áreas II y III de la capital rondan el 13,29% y el 14,43% respectivamente, con algo más de un punto de subida. Calatayud, con el porcentaje más bajo en esta franja (9,77%), Teruel (12,68%) y Alcañiz (13,36%) completan la lista.

EL ARAGÓN DE LOS DIEZ MINUTOS Y EL DE MÁS DE UNA HORA

Otro de los factores con los que convive Sanidad y que rodea la modificación del mapa es la dispersión territorial y la pérdida de densidad de población. La foto fija que elaboró en 2021 el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico reitera la correlación entre la acumulación poblacional y el tiempo que se tarda en llegar a un hospital de referencia. No por repetitivo el ejemplo es menos claro. Es más fácil acudir a un centro hospitalario si uno vive en la calle Corona de Aragón de Zaragoza, con más de 500 habitantes por kilómetro cuadrado y una tardanza aproximada de minutos, que en Canfranc (7,57 y entre diez y 25) o Martín del Río, un pueblo turolense con 8,49, a más de una hora de distancia.

Aunque los datos del Miteco ofrecen una escala de grises, al conjunto de la región le suena más familiar la situación de la atención rural que la urbana. Si se extrapola a las comarcas, la parte más al norte del Sobrarbe y el Alto Gállego, en el Pirineo oscense, supera los 60 minutos. Ocurre lo propio en puntos del Campo de Daroca, las Cuencas Mineras, Albarracín o el Maestrazgo, entre las otras dos provincias. Y los facultativos de los pueblos, que simbolizan la primera atención, aunque lo intenten, tampoco duran para siempre. Así, como explica a ARAGÓN DIGITAL el presidente del Colegio de Médicos de Teruel, Jesús Martínez, Binaceite lleva “casi un año” sin un sanitario de referencia y este problema llama a las puertas de Cantavieja, Híjar o Urrea de Gaén, entre otras localidades.

“Se debe reorganizar el mapa sanitario. Es posible que se amorticen plazas e igual debe hacerse, pero siempre manteniendo la calidad asistencial”, declara Martínez, quien cree que, en definitiva, se trata de “ajustar las necesidades a los medios”. Una solución, según sus palabras, puede pasar por complementar la asistencia con ambulancias “en función de la población” o más vehículos comarcales medicalizados. “No tenemos miedo a la reordenación, consideramos que estas autoridades son capaces y les trasladamos plena confianza”, cuenta, a la espera de que crezca el goteo de información desde el Departamento de Sanidad.

Quienes también esperan ansiosos las novedades son los sindicatos, que del libro solo conocen la portada a estas alturas del mandato de Bancalero. Quieren formar parte del proceso y controlar que no se reduzcan horas de atención médica, especialmente en los pueblos. Es una de las demandas de UGT, según explican fuentes sindicales a este diario. Una organización que insiste en las contrataciones antes de abordar cualquier cambio en el modelo asistencial, debido a la falta de sanitarios.

Por su parte, CCOO teme que se trate de “una justificación de recortes”. “No se deben amortizar plazas aunque no se cubran”, reclaman. También tienen claro que hay que vincular la modificación del mapa sanitario a un nuevo Plan de Reordenación de Recursos Humanos en el Salud.

LOS CAMBIOS

Pese a que la estructura original data de 1986, ha sufrido cambios para adaptarla al paso del tiempo y los cambios de la propia Comunidad. Entonces, estaba compuesto por cuatro áreas, ocho desde 2010, dividido a su vez en sectores, zonas de salud, municipios y localidades. En 2021, con Sira Repollés como responsable sanitaria, la DGA terminó de definir el listado de áreas que continúan en vigor, en busca de homogeneizar y unificar la normativa. Alcañiz se quedó con doce zonas básicas de salud, Barbastro con quince, Calatayud con diez y catorce para Huesca. Además, el área de Teruel quedó conformada por 16, Zaragoza I con catorce, Zaragoza II hasta las 21 y Zaragoza III una más, 22.

No hace falta irse tan atrás en el tiempo para encontrar el último cambio. En mayo de 2023 se creó la zona del Barrio de Jesús, en el sector I de la capital, coincidiendo con la apertura del nuevo centro de salud. Da cobertura a vecinos del entorno de la avenida Cataluña-La Jota.