El Queiles, libre del protozoo que causó el brote de Tarazona, aunque se mantienen las restricciones

La DGA espera restablecer la red de agua en los próximos días, aunque no hay fechas concretas
photo_camera La DGA espera restablecer la red de agua en los próximos días, aunque no hay fechas concretas

Los últimos resultados de los análisis realizados por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en el cauce del río Queiles han ofrecido resultados de ausencia de ooquistes del protozoo Cryptosporidium, el causante del brote de gastroenteritis de Tarazona que ha obligado a mantener restricciones en el suministro de agua a esta ciudad y los municipios de Torrellas, Novallas y Los Fayos. El pasado 10 de octubre, la CHE tomó nuevas muestras del agua en la zona soriana del río y en la salida de la piscifactoría y ya ha comunicado al Gobierno aragonés que los resultados son negativos, a diferencia de los obtenidos de las muestras que tomó el 26 de septiembre el laboratorio Ematsa, financiados por la DGA, que sí obtuvieron niveles elevados.

Además, los resultados de las últimas muestras de agua tomadas por indicación del Gobierno autonómico, el lunes 16 de octubre en el río Queiles y en los abastecimientos de agua de las localidades afectadas, vuelven a reflejar una baja presencia del protozoo. Todos los valores son muy inferiores a 0,1 ooquiste por litro de agua, por tercera semana consecutiva.

Por otro lado, este pasado fin de semana se aplicó un tratamiento biocida en las redes de abastecimiento de los cuatro municipios zaragozanos que es incompatible con el cloro. Cuando los niveles de cloro sean los adecuados, previsiblemente en pocos días, se podrán anular las medidas restrictivas en el consumo de agua de la red de abastecimiento. No obstante, se mantendrá la recomendación de no consumirla a los colectivos vulnerables (ancianos, niños pequeños y personas enfermas).

De cualquier forma, los controles analíticos van a continuar, tanto por parte del Gobierno aragonés como de la Confederación Hidrográfica del Ebro, mientras se trabaja en la medida definitiva: la implementación de tecnología ultravioleta en las potabilizadoras de los cuatro municipios afectados. Se empezará por Tarazona el próximo mes de noviembre y se continuará con los otros tres municipios. Según la DGA, se sigue sin conocer el foco concreto causante de este brote. Por ello, se apuesta por implementar medidas que garanticen la seguridad en el consumo del agua de manera permanente.

CRONOLOGÍA

El brote de gastroenteritis se declaró el fin de semana del 9 y 10 de septiembre en la ciudad turiasonense. Los resultados de los cultivos de laboratorio realizados con heces de personas enfermas permitieron confirmar el pasado 14 de septiembre que el agente causal del brote ha sido un protozoo del género Cryptosporidium. Estos hallazgos confirmaron la necesidad de mantener las restricciones iniciales en el consumo de agua de la red de abastecimiento. Estas medidas implican no beber agua del grifo, no utilizarla para lavarse los dientes y hervirla al menos 10 minutos para usarla para cocinar. Una semana después se ratificó con más pruebas analíticas la presencia del agente infeccioso en agua de boca en Tarazona.

El jueves, 21 de septiembre, Salud Publica extendió está restricciones a otros tres pueblos (Novallas, Torrellas y Los Fayos) ya que se hallaron quistes de Cryptosporidium en el tramo del río Queiles donde estos pueblos captan el agua de la red de abastecimiento. Posteriormente, se confirmó la presencia de ooquistes del protozoo en el tramo soriano del citado río, lo que motivó la implicación de otras Comunidades autónomas (Castilla y León y Navarra) y de la Administración del Estado.