Las cuentas de la DGA para Medicina: 265 plazas desde septiembre y el compromiso de llegar a Teruel

Las últimas modificaciones elevan hasta esa cifra la suma de las facultades de Zaragoza y Huesca, donde regresan los estudios completos 
Exterior del Hospital San Jorge. Foto: Archivo
photo_camera Exterior del Hospital San Jorge. Foto: Archivo

“El déficit de médicos dificulta (entre otras cuestiones) la cohesión territorial”. Es el mensaje que ha mandado este miércoles la vicepresidenta segunda y portavoz del Gobierno, Mar Vaquero, después de un Consejo que ha servido para certificar que las plazas de los grados en medicina de Zaragoza y Huesca volverán a crecer de cara al próximo curso. La DGA ofertará 265 en total, 220 en la capital y las 45 restantes en la facultad altoaragonesa, que por primera vez desde hace 50 años impartirá los estudios completos. La decisión se ha llevado a cabo tanto gracias a una primera modificación del Ejecutivo regional (de 180 y 40 a 200 y 45) como a la suma posterior de un 15% a través del acuerdo con la UZ, hasta llegar al reparto final.

Huesca ha copado buena parte de la actualidad relativa a la ampliación de los estudios, pero tampoco se queda atrás la reforma de la facultad del campus público o el “compromiso”, hoy sobre el papel y en conversaciones, y no exento de dificultades; de llevar esta disciplina a Teruel. Para que el primer caso sea una realidad, se ha adjudicado ya la redacción del proyecto para la reforma del ala oeste de la antigua residencia de niños, que albergará tanto Medicina como Enfermería a partir del curso 2026-2027. Está previsto que las obras, por valor de 7,5 millones, arranquen este mes de septiembre, con dos años por delante hasta que se complete el traslado a las nuevas instalaciones.

En una fase más incipiente se encuentra la situación con la capital turolense. Es la capital de provincia que quedará “coja” con el arranque del año lectivo. “Arranca de cero”, ha recordado Mar Vaquero, y por ello DGA y Universidad de Zaragoza trabajan “de forma conjunta” para darle forma. La hoja de ruta no dispone de plazos, como ha subrayado. En este sentido, la Comisión Gobierno-UZ, con la consejera de Educación, Claudia Pérez, y el rector José Antonio Mayoral a la cabeza, ya celebró una primera reunión este mes de mayo. Se da la circunstancia añadida, tal como ha reiterado Vaquero, de que es uno de los “compromisos” electorales de la coalición PP-Vox.

ZARAGOZA, PENDIENTE DE LA REFORMA

Por su parte, las reformas en el edificio de la capital tendrán que esperar, de momento, hasta el año que viene por falta de financiación. Así, y con otras inversiones en marcha por parte del campus público aragonés, la institución espera acceder a fondos europeos. “Cuando llegan cosas urgentes con fecha límite, pasan por delante del proyecto de Medicina”, señaló Mayoral en marzo. En este caso, la inversión de entrada supera los doce millones de euros y uno ya está consignado para la fase inicial y los trabajos en el denominado Edificio ‘B’.

Después de Filosofía y Letras, el propio rector reconoció que esta es “la siguiente gran obra” de la Universidad de Zaragoza. Sea como fuere, hay más proyectos pendientes fuera del ámbito sanitario Algunos ejemplos son la Escuela de Ingeniería y Arquitectura, el Colegio Mayor Pedro Cerbuna, las facultades de Física, Matemáticas y Geología o distintas actuaciones en materia de electricidad, climatización o sostenibilidad.