Aragón notificó 1.900 abortos en 2023 y a 25 aragonesas se les practicó fuera de la Comunidad

El año pasado descendió el porcentaje que declaró no haber usado protección, según los datos del Ministerio de Sanidad
hospitalclinico
photo_camera La inmensa mayoría se realizaron a mujeres de la Comunidad

El número de Interrupciones Voluntarias del Embarazo (IVEs) notificadas en Aragón en 2023 descendió levemente hasta las 1.900, desde las 1.949 de 2022. Así consta en los datos publicados esta semana por el Ministerio de Sanidad, que se recogen de forma anual desde 2011 conforme a las peticiones registradas por los facultativos de referencia. La inmensa mayoría (1.818, un 95,7%) se realizaron a mujeres residentes en la Comunidad, 80 a personas venidas de fuera y en otras dos no consta el lugar de procedencia. Además, 25 aragonesas tuvieron que abortar fuera de la región. De acuerdo a los datos definitivos de 2022, solo tres centros practicaban abortos entonces, ninguno en Huesca o Teruel: el Hospital Clínico y las clínicas Aragonesa de Medicina y Cirugía y Clínica Quirúrgica del Actur.

Para conocer esas cifras detalladas hubo que esperar hasta agosto del año pasado. De momento, lo que sí se conoce es que la tasa de abortividad en mujeres en edad fértil, de quince a 44 años (la denominada Tamef), creció algo más de medio punto hasta las 9,5 por cada 1.000 (8,92 en 2022). El pico de la serie tuvo lugar en el año 2013 (10,09) y el dato de 2015 (9,53) es también ligeramente superior. Durante todo este tiempo, Aragón se ha mantenido por debajo de la media nacional.

Además, de 2023, un 40,5% de las mujeres que se sometieron a interrupciones del embarazo declararon no haber usado protección. En 2022, ese porcentaje rondó el 47,7% y otro 18,67% recurrió a métodos hormonales, según confirmaron.

1.705 A PETICIÓN DE LA MUJER

En este sentido, el año pasado 1.705 intervenciones fueron a petición de la mujer, seis menos que un año antes, y el resto (195) por otras causas que abarcan desde “un grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada”, “de anomalías en el feto” o signos de “anomalías fetales incompatibles con la vida o enfermedades extremadamente graves o incurables”.

Hace ahora dos años, de los 1.949 abortos registrados, 1.545 se realizaron a mujeres de Zaragoza, 280 a oscenses y 124 a las turolenses. La franja con más casos fue la de entre 25 y 29 años, seguida de la siguiente, de 30 a 34, con 403 intervenciones. Cinco se realizaron a menores de quince años y 189 tuvieron lugar de 18 a 19. En la mayoría de los casos, estas mujeres no tenían hijos (986), no habían interrumpido su embarazo previamente (1.319) y se sometieron a la intervención a las ocho semanas o menos de gestación (1.241).

UN EXTENSO FORMULARIO

Salud Pública hizo público este jueves el formulario que debe aportar cada sanitario a la base de datos del Ministerio de Sanidad en caso de prácticar una IVE. Un extenso trámite que recoge cuestiones como si la mujer vive sola, acompañada y con quién; si tiene o no hijos, su residencia, nivel de estudios, procedencia de sus ingresos, si los tiene; o la situación laboral. También el citado uso o no de anticonceptivos, el tipo de los mismos o dónde se informó de la posibilidad de interrumpir el embarazo, así como los motivos y el método empleado en la intervención.