Víctor Mollejo: "La gente no lo sabe, pero tenemos mucha más ilusión que ellos"

El jugador se muestra feliz en la capital aragonesa y optimista de cara al futuro del Real Zaragoza
victor-3
photo_camera No esconde su deseo de devolver al conjunto maño a la élite

Uno de los hombres de moda en el Real Zaragoza es Víctor Mollejo. Un hombre que se muestra feliz en la capital aragonesa y optimista de cara al futuro del club. No esconde su deseo de devolver al conjunto maño a la élite. “La gente no lo sabe, pero tenemos mucha más ilusión que ellos”, ha asegurado en esta entrevista, donde repasa toda su carrera deportiva.

PREGUNTA.- ¿Cómo está el equipo tras la victoria ante el Andorra?
RESPUESTA.- Muy bien. Desde que está el míster (Velázquez) somos un equipo más sólido, con las cosas más claras. Hemos tenido algún partido flojo, como el del Eldense, pero se está viendo un Real Zaragoza reconocible. Es la base para sacar victorias e intentar subir escalones en la clasificación.

P.- ¿Qué balance hace Mollejo de su segundo año en el Real Zaragoza?
R.- Mejor que el primero. El año pasado, cuando mejor estaba, me rompí el tobillo y eso me frenó. A partir de ahí apenas jugué los últimos tres partidos. Este año tampoco he sido indiscutible toda la temporada; sobre todo con Escribá jugaba poquito. Pero ahora estoy haciendo buenos números y, cuando me toca jugar, estoy cómodo en cualquier posición.

P.- ¿La continuidad, conocer la ciudad y al Real Zaragoza decantan también el balance?
R.- Totalmente. El año pasado era todo nuevo. Es un club muy grande. A veces no sabes cómo afrontar algunas situaciones, pero este año conoces a todo el mundo, al club, a los compañeros… todo es más fácil el segundo año siempre que tengas continuidad y te respeten las lesiones.

P.- ¿Qué supone Zaragoza para usted?
R.- Un sitio al que le tengo especial cariño. Cuando llegué, no pensaba que iba a estar tan a gusto. Me siento muy querido por la afición y por mis compañeros, valorado por el club a pesar de ser un futbolista cedido. Tengo una relación excelente con la dirección deportiva y la general. Me siento muy cómodo en el club, quiero disfrutar hasta final de temporada lo máximo posible.

P.- ¿Qué tiene Víctor Mollejo para ser tan querido en la grada zaragocista?
R.- Que las cosas me pueden salir mejor o peor, pero siempre lo sigo intentando. He mejorado mucho la actitud dentro del campo para querer seguir, hacer una acción detrás de otra, intentar hacerlo bien, aunque a veces no me salgan las cosas. Entiendo que me ven como un chico que se lo deja todo. Que juegue de delantero, que es el sitio que más le gusta y otro día juegue de carrilero y defienda, siempre lo da todo. Y que, más allá de sus preferencias, pone las del equipo por delante.

P.- ¿Cómo se encuentra en el carril izquierdo?
R.- Muy cómodo. Es una posición en la que, en un futuro, puedo jugar con continuidad. Y más ahora, que muchos equipos juegan con línea de cinco y esta de moda en Europa porque funciona. Tengo características para desempeñarme ahí. Hace tres años lo veía una utopía, porque no me veía bien para atrás, pero he mejorado la concentración. Ahora considero que puedo defender bien el uno para uno, cuando me quieren coger la espada... e ir para arriba, que eso sí lo tengo

P.- ¿Se considera un jugador que la afición quiere tener en su equipo y al que no aguanta si lo tiene de rival?
R.- Puede ser. Me gusta cuando voy a jugar fuera y la gente me insulta, me crezco porque significa que lo estoy haciendo bien. Igual es por la imagen que se ha creado de “a este, desde el minuto 1, vamos a pitarle”.

"Me gusta cuando voy a jugar fuera y la gente me insulta, me crezco porque significa que lo estoy haciendo bien."

P.- En Elda le sucedió...
R.- ¡Y no hice nada! (Risas). Lo único, meterle un palo a un jugador, y encima de que me sacaron amarilla en el minuto 20, tuve al estadio insultándome todo el partido. Lo asumo como algo que me toca, igual por la energía que desprendo, vete tú a saber. Lo importante es que, cuando vaya a los equipos, la afición se sienta identificada conmigo. Me siento feliz porque en Zaragoza me silbaban y me insultaban mucho, venir con el miedo de decir “¿qué va a pasar?” y que me quieran tanto significa mucho para mí. Estoy muy agradecido.

INICIOS EN EL FÚTBOL

P.- ¿Cómo fueron sus primeras patadas al balón?
R.- El fútbol era todo. Soy de un pueblo muy pequeño de 3.500 habitantes, La Villa de Don Fadrique (Toledo). Mis padres me tuvieron jóvenes y me crié en casa de mis abuelas. Enfrente de una de las casas había un campito de fútbol y me pasaba día y noche ahí, lloviendo, tronando o lo que sea. Mi abuela ya decía “a este niño que le den por saco, porque no le voy a regañar. Que venga a merendar, a comer y a cenar”. Disfruté mucho.

P.- Y de ahí, al equipo del pueblo antes del Atlético de Madrid.
R.- Con mi padre de entrenador en el equipo del pueblo. Aprendí mucho. Y con 9 años me fui al Atlético. Mi padre hizo un gran esfuerzo, porque estábamos casi a 150 kilómetros y me llevaba todos los días a entrenar. Hacía horas de trabajo cuando no le tocaba, ganaba menos... No paraba. Entraba a las 7 de la mañana, salía a las 2, me recogía del colegio, comía en casa o por el camino, entrenaba y volvíamos después de otra hora y cuarto de camino, a las diez de la noche. Estuve así dos o tres años con lo que eso conlleva: gasto, un coche roto… estoy muy agradecido a mi familia. Con 12 años ya entré a la residencia del club.

P.- ¿Guarda buen recuerdo?
R.- Llegué siendo benjamín y pasé un año con la Escuela. En alevín de segundo año subí a la cantera del Atlético y, tras un buen torneo, conté que no era viable que mi familia me trajese. Veo niños de 12 años y digo “¡Madre mía, con esta edad me fui de casa!”. Aprendí mucho. El Atlético lo es todo para mí, guardo un gran recuerdo y estoy muy agradecido.

victor-1
"Solo deseo triunfar aquí y dejar buen recuerdo cuando tenga que marchar"

P.- ¿Elige triunfar en el Atlético o en el Real Zaragoza?
R.- En el Real Zaragoza porque es mi presente. Solo deseo triunfar aquí y dejar buen recuerdo cuando tenga que marchar. Que sepan que lo he dado todo. Ojalá pelear por cosas importantes, no como el año pasado, que ni fu ni fa. Que estemos hasta el último momento con el estadio enchufado y pudiendo hacer cosas bonitas.

P.- ¿Cuál sería su consejo para un canterano?
R.- Que nunca desesperen porque el fútbol da muchísimas vueltas. El mejor del equipo no tiene garantizado llegar al fútbol profesional. Muchas veces llegan los más constantes que tienen mentalidad futbolista. No es cuidarte o comer una cosa u otra, sino tener mentalidad profesional todo el día. Que no se vuelvan locos, que en el Real Zaragoza tienen una oportunidad increíble de llegar. El club apuesta por gente de la casa, cada poco viene a entrenar alguien nuevo del filial. En otros grandes clubes las oportunidades son mínimas.

ANTES DE LLEGAR A ZARAGOZA

P.- Su primera experiencia fue en el Deportivo, ahí marcó en el Fondo Norte de La Romareda...
R.- Marcó Eguaras el 1-0 y empato enseguida. El ambiente era espectacular, el equipo iba como un tiro, era una fiesta. No me di cuenta de dónde estaban los aficionados que cantaban, no sabía si había fondo, córner o qué. Marqué en un centro de Aketxe, seguí la carrera y me tiré de rodillas, pero no fui a celebrarlo ahí. Era mi segundo gol consecutivo jugando de carrilero, y si ganábamos nos metíamos en playoff. Además, al Deportivo de la Coruña, junto al Zaragoza, es al equipo que más cariño le tengo de los que he estado.

P.- Su primer momento duro como profesional (el Deportivo de la Coruña terminó descendiendo)...
R.- Fue un año duro pero bonito, mi primero como profesional. Estuve a buen nivel y me quería quedar al menos con buen recuerdo ya que no peleamos por estar arriba, que es para lo que se hizo el equipo. Encima fue en casa y de la manera que fue, mejor no comentarlo, en una chapuza más de esta Liga. Les deseo que suban, les sigo todos los partidos. En Coruña tengo prácticamente mi vida, todos mis amigos están ahí y voy mucho.

P.- Getafe, Mallorca y Tenerife fueron después.
R.- En Tenerife estuve muy bien. Ramis me dio mucha confianza y estaba Cordero, que me firmó, pero fue decisión mía irme y venir aquí. En el Mallorca ascendí, pero no contaba en Primera. Era joven, tenía 19 años y muchas veces no sabes lo que requiere la competición, lo que piden los entrenadores... Tienes que tener suerte y acierto, dar con un entrenador que se atreva con jóvenes… Lo mejor era volver a Segunda. Ahí he tenido siempre minutos y protagonismo. Ojalá sirva un año para ascender… por ejemplo este con el Real Zaragoza (sonríe).

FICHAJE POR EL REAL ZARAGOZA

P.- Precisamente ha comentado que aquí le pitaban en su día...
R.- Tenía claro que, en cuanto me viesen jugar, iban a cambiar su opinión. Sabía que me iban a exigir, pero que la gente iba a estar conmigo. No estaba muy preocupado. Con Carcedo me costó, pero con Escribá estuve a buen nivel y me rompí. Cordero me conocía y pude volver para demostrar de lo que soy capaz. Me queda mucho por mejorar, pero estoy contento de cómo está saliendo.

victor-2
"Llegar al playoff y ascender con el Real Zaragoza sería el logro de nuestras vidas"

P.- ¿Es un sitio para quedarse?
R.- Claro. Estoy muy a gusto. Es una gran ciudad, muy cómoda. Soy de un pueblo de Toledo, pero mi vida la hago en Madrid, mi familia está allí. Que mi abuelo pueda coger el AVE para verme jugar no está pagado. Y este club está creciendo y es uno de los grandes de España. Siempre podré decir que he jugado en el Real Zaragoza.

P.- Este año se disparó la ilusión, ¿qué pasó para llegar a ese contraste de resultados?
R.- Que los primeros cinco partidos no fueron reales. Dos o tres deberíamos haberlos empatado o perdido. En Cartagena dieron cuatro o cinco palos y no nos acercamos al área, nuestros goles fueron de carambola, de errores. El de Tenerife lo ganas una vez de cada diez, no pasamos de medio campo y nos avasallaron. Parecía que todo era maravilloso. Lo real en Segunda es lo que viene después. Ahí sí tuvimos mala suerte y merecimos ganar alguno. Y también es real que si ganas dos o tres partidos seguidos vuelves arriba otra vez. Ganando en Alcorcón nos meteríamos de lleno en lo importante vamos a ir con todo.

P.- ¿Dónde mira ahora el vestuario?

R.- Siempre hacia arriba. La gente no lo sabe, pero tenemos mucha más ilusión que ellos. Lo vivimos desde dentro y para nosotros es nuestra carrera, nuestro futuro. Llegar al playoff y ascender con el Real Zaragoza sería el logro de nuestras vidas. Pero para eso tenemos que estar calmados y ser conscientes de que tenemos que ir al famoso partido a partido.

P.- ¿Cómo es esa montaña rusa de emociones de estar en el Real Zaragoza?
R.- Los grandes clubes tienen eso, es lógico y normal. Si te ves cerca de playoff, te ilusionas; y si el equipo no arranca en dos o tres partidos, piensas que estás acabado. Es parte de futbol, el aficionado es así. Desde dentro sabemos que esto cambia en un plisplás.

P.- De cara al año que viene…
R.- Me centro en este. Si sale bien este, me encantaría seguir aquí, pero en el fútbol dependemos de muchas cosas. Los futbolistas nos tenemos que centrar en el presente para que el futuro sea bueno. Estoy a gusto, pero es una cosa de clubes. Si lo hago mal y el Zaragoza no me quiere, me da igual lo que quiera yo. Y si lo hago muy bien y no luchamos por nada, igual mi club me manda a otro sitio. Aun así, ojalá salga bien por todas las partes.

EL PLANO PERSONAL DE MOLLEJO

P.- ¿Víctor Mollejo es fuera del campo como se ve dentro?
R.- Es otra persona distinta. Soy más risueño, más gracioso, estoy siempre de risas y en el campo parece que siempre estoy cabreado. Fuera es lo contrario, no tiene nada que ver, soy muy tranquilo. Mi novia dice que en el campo me transformo. Suele pasar, lo vivo tanto, me gusta tanto este deporte y ganar... muchas veces estás fuera de ti mismo. Pero estoy aprendiendo a controlar eso, creo que lo he mejorado.

"Si en el fútbol existe un poco la justicia, si Dios quiere estaremos arriba"

P.- ¿También las amarillas por protestar?
R.- Ahora me sacan amarilla por dar palos (risas). Es mejor. Al menos, que si sacan amarilla sea por la intensidad. Antes me sacaban amarilla por protestar todo el rato (risas).

P.- Para finalizar, ¿acabará el Real Zaragoza en la parte alta de la clasificación?
R.- Viendo como trabajamos, lo que está haciendo y cómo trabaja el cuerpo técnico, cómo se esfuerza toda la gente del club... hasta los jardineros, y lo han demostrado con el partido ante el Andorra, te diría que sí. Si en el fútbol existe un poco la justicia, si Dios quiere estaremos arriba. Pero eso no sirve de nada si vamos a Alcorcón y no lo demostramos.