Velázquez prepara su primer examen en La Romareda

El entrenador del Real Zaragoza, Julio Velázquez, debe enfrentarse al Leganés este sábado en La Romareda
Julio Velázquez en el banquillo de La Romareda
photo_camera El entrenador cree que hay mimbres para hacer buenos partidos

Se van sucediendo los días, las horas, los minutos… y se acerca el sábado a las 18.30 horas. Ese día está señalado en rojo para el nuevo entrenador del Real Zaragoza, Julio Velázquez, porque debe enfrentarse al Leganés en La Romareda. El Municipal, aquel lugar de viejas gestas, pondrá a examen por primera vez a un técnico que cayó en su debut en Albacete y aspira a recuperarse ahora. Se acerca otra prueba clave en la temporada y los maños necesitan la victoria como agua de mayo.

Velázquez y La Romareda, primer episodio. El Leganés debe medir las fuerzas del nuevo míster en casa y la preparación de este es máxima. Porque es vital comenzar con buen pie ante una afición que empieza a tener cierto temor por lo que puede suceder. Es lógico, como bien reconocía el portero Dani Rebollo, porque la estadística es la que es, la que lleva a cosechar empates y derrotas desde hace casi dos meses. El Real Zaragoza no puede permitirse más caídas, y aunque hay argumentos para revertir la situación, la reacción es urgente.

La semana se va sucediendo y las lesiones han marcado los entrenamientos. Sin Cristian, Lecoeuche, Nieto, Bakis y Azón, el Real Zaragoza pierde armas, pero no gana excusas. La exigencia es la misma en un conjunto maño que actualmente ocupa la posición 14 de la tabla en Segunda División. Los puestos de playoff no quedan excesivamente lejos, ni tampoco los de descenso. Seis puntos separan a cada zona a punto de llegar a la jornada 18, siendo apenas cuatro las que distancian a los maños del fin de la primera vuelta.

En estas circunstancias, Julio Velázquez necesita estrenarse con una victoria en La Romareda. Lo merece la afición, que no ve una victoria de su equipo desde aquel ya lejano 3 de septiembre, con el 2-0 ante el Eldense. Basta hacerlo como entonces: con un tiro a portería y un triunfo de lo más cómodo. Allí, el Real Zaragoza parecía que tenía todo de cara, pero poco a poco, el globo se ha ido desinflando. Por eso urge sumar ya de tres.

Así que La Romareda y Velázquez caminan hacia su encuentro. Examinadores y examinados ya están preparando una prueba que apunta a ser de oro. Y solo puede superarse de una forma, que es con tres puntos del Real Zaragoza frente al Leganés. Y a partir de ahí, crecer y recuperar la ilusión de las cinco primeras jornadas.