Una reacción todavía por confirmar en el Real Zaragoza

Mouriño contra el Amorebieta
photo_camera El Real Zaragoza espera confirmar la reacción cuanto antes. Foto: LaLiga

La teórica reacción del Real Zaragoza con la llegada de Julio Velázquez está todavía por confirmar después de cosechar una victoria, una derrota y dos empates en cuatro partidos. Y estas últimas tablas frente al Amorebieta vienen a decir que, si realmente hay un cambio, está por verse todavía. Porque el Real Zaragoza apenas pudo pasar del empate frente a un conjunto que empezó el duelo colista y, en muchos momentos, fue superior. El problema está en que, quitando el duelo frente al Leganés, el cuadro maño tampoco ha merecido los triunfos.

En Lezama, la empanada al comenzar fue de escándalo. El fallo de Jauregi desde los once metros libró al Real Zaragoza de ponerse por detrás de forma casi definitiva en apenas un cuarto de hora, y poco a poco se recompuso. Sin embargo, nunca fue mejor que su rival. Si acaso logró alcanzarle en algunos tramos. Pero tratándose de un cuadro que apenas había sumado hasta entonces 14 puntos, es poco alentador. Las más claras fueron para un Amorebieta que, si hubiese ganado el partido, no sería una sorpresa.

Desde que llegó Julio Velázquez al banquillo ha cosechado resultados de todo tipo en cuatro partidos. Una derrota justa frente al Albacete, una victoria merecida frente al Leganés y dos empates que tampoco dejaron insatisfechos a los maños. Es decir, el Real Zaragoza no tiene menos de lo que merece. Lo que también significa que la reacción hay que confirmarla de forma inmediata para no perder la cara a los puestos altos de la clasificación.

El partido frente al Levante fijado este miércoles puede ser clave para acabar el año con buenas sensaciones. Una victoria elevaría a dos triunfos, dos empates y una sola derrota el balance de Julio Velázquez con el Real Zaragoza. Así que el cuadro aragonés ya se pone manos a la obra con ese objetivo en mente para despedir 2023 de la mejor forma posible. Y para confirmar que, efectivamente, ha habido una reacción en el equipo.