Un triunfo zaragocista con sostén

Fran Gámez contra el Leganés
photo_camera El Real Zaragoza se sostuvo en varias zonas para vencer al Leganés. Foto: LaLiga

Si algo marcó la victoria de este sábado frente al Leganés fue que se logró con síntomas de recuperación. Y no solo por el sistema, inédito desde hace años con defensa de cinco. Sino por la forma de ejecutarlo; porque hubo numerosos pilares para lograr tres puntos vitales. El Real Zaragoza recuperó frente al líder ese sello que le aupó al liderato las primeras cinco jornadas, marcado por la intensidad, la capacidad de imponerse y la entrega. Todo eso lo fue el cuadro de Velázquez en su estreno en La Romareda.

Es necesario abrir capítulos en el análisis del triunfo. Comenzando desde atrás, Mouriño estuvo imperial frenando a Miguel de la Fuente, delantero estrella de la categoría de plata. Salió bien con la pelota, se asentó perfectamente junto a Francés y a Jair y, quitando los nervios iniciales, brilló. Un auténtico muro para el eje de la zaga recuperado para la causa. Y en el carril derecho, Fran Gámez es otro de los que sostuvieron en todo momento al equipo. Arriba y abajo constantemente, mostrándose perfectamente recuperado. Gran noticia para un cuadro con problemas en las bandas.

En el centro del campo, otra gran noticia: Toni Moya. Dueño y señor en todo momento del centro del campo zaragocista, empezó a asemejarse al futbolista que se espera. Su trabajo – con y sin balón – fue trascendental y, de ahí que el cuadro aragonés tuviese un centro del campo más fuerte que su rival. El Leganés, hasta el descuento, no logró hilar jugadas ni generar peligro entre otras cosas porque se quedó sin sala de máquinas.

Arriba, Maikel Mesa y Mollejo. El primero autor del gol y clave en la zona de la mediapunta; el segundo, un escalón por debajo en juego y otro por arriba en entrega. Y no por demérito del canario. Se compenetraron a la perfección e hicieron exactamente lo que pidió Velázquez en ese nuevo sistema, con defensa de cinco y estos dos hombres más adelantados. El gol fue de Mesa, pero bien pudo ser de Mollejo. Así que el Real Zaragoza tuvo varios pilares que le llevaron a dejar atrás la crisis y que deben confirmarse este fin de semana frente al Espanyol.

Más en REAL ZARAGOZA