Un error de Poussin priva de la victoria al Real Zaragoza (2-2)

El Real Zaragoza se dejó remontar un 0-2 con un error grosero de Poussin y sigue sin encontrar la victoria
Pussin recibe el aliento de Lluís López
photo_camera El Real Zaragoza terminó empatando a costa de un error de Poussin. Foto: LaLiga

El Real Zaragoza iba encaminado este sábado a conseguir exactamente la victoria que necesitaba. Un triunfo y una convicción a través del juego que devolviese la tranquilidad a un cuadro aragonés donde, en este último mes, las incógnitas rondaban. Un golazo de Maikel Mesa y otro de Azón encaminaron el duelo, pero Campuzano recortó distancias y, sobre todo, un error garrafal de Poussin, sirvieron al Sporting para empatar en el 95. El desastre del arquero francés, algo visto contadas veces en la historia zaragocista, conllevó el 2-2 definitivo.

Partía el conjunto blanquillo con Poussin en la meta y línea de cuatro compuesta por Fran Gámez, Lluís y Jair en el eje de la zaga y Lecoeuche por la izquierda. Jaume Grau y Marc Aguado se colocaban en el doble pivote con bandas Germán Valera y Maikel Mesa. Arriba, Manu Vallejo e Iván Azón serían los delanteros del Real Zaragoza. Roque Mesa, Hassan o Djuka se erigían como los hombres más peligrosos de un cuadro local que buscaría la victoria ante su gente.

Con la afición local apretando y esos cerca de 700 maños desplazados a tierras asturianas daba comienzo un duelo importante para ambos. Quizá algo más de intensidad por parte de un Real Zaragoza que ansiaba la vuelta a los puestos de ascenso directo tras una racha que debía terminar ya. Ahora bien, el Sporting no quería ser presa fácil, no se iba a dejar dominar y fue Hassan quien puso el primer centro peligroso. Y quien provocaría la primera tarjeta a Lecoeuche con una falta peligrosa que se quedaría en nada.

Otero protagonizaría el primer disparo, al lateral de la red antes del minuto 10, y el Real Zaragoza quería provocar un error o una contra rápida. Mantenía la pelota, pero las escasas ocasiones eran de un Real Sporting que probó a Poussin con un centro envenenado. Lo mismo Djuka, con paradón del francés y un dudoso fuera de juego que consolaba al Molinón por no adelantarse. Esta vez Lluís evitaba el de Otero al recibir el pase de la muerte en una tarde donde, lo mejor allá por el 20, era que el Real Zaragoza no perdía.

Para entonces, el dominio era total por parte de los locales. La afición apretaba y el cuadro de Ramírez jugaba con una marcha más. Pero fue ese minuto 20 el que empezó a espabilar al cuadro maño. Estuvo a punto de aprovechar Valera en el 23 cuando la zaga dejó pasar un cuero que sí remato fuera el cedido por el Atlético de las sinergias. Un par de saques de esquina – el primero olímpico y el segundo con varios rebotes sin rematador – avisaron al Sporting y daban vida y esperanza a el Real Zaragoza.

Esa que casi transformaron en golazo entre Mesa y Vallejo. Recuperación del primero que se la cedió al extremo para que este la devolviese con una elegancia magnífica para dejarle solo en la frontal del área. Pero el disparo en ese minuto 30 se marchó a la izquierda del poste. Una más de Otero antes de que Azón generase el caos en el área para terminar por no rematar. Y por fin, una genialidad de Maikel Mesa elevaría el 0-1. Pisadita, colocación, cabeza alta y zambombazo para adelantar a los maños justo antes de entrar al túnel de vestuarios. El Real Zaragoza encontró su mejor versión y el premio en esos minutos de fútbol.

SEGUNDA PARTE DE NUEVA DESGRACIA

Pero había que darle continuidad en esa segunda parte, y por ello, Escribá apostó por mantener el mismo once. Con pocos retoques conforme pasaban los minutos, el Real Zaragoza mantenía esa solvencia necesaria para sentirse relativamente cómodo. No mucho tampoco. Porque el empate estuvo a punto de llegar en el 69, con un disparo al larguero que dejó temblando la portería de Poussin. Justo antes de que Jair se retirase lesionado para dar entrada nuevamente a Mouriño.

Y, precisamente, justo antes de que la locura estallase en la zona donde la afición zaragocista se ubicaba en El Molinón. Fran Gámez puso un centro perfecto para quien siempre está donde tiene que estar justo cuando pasaba el minuto 75. El balón iba directo al corazón del área e Iván Azón consiguió lo que a priori podía ser la sentencia con el 0-2. Nada de eso iba a suceder.

Campuzano recortaría distancias en el 85 y faltaba todavía la desgracia final. Porque Poussin plantaría un balón en el suelo con Insua detrás, que solo tendría que recogerlo y alcanzar en el minuto 95 el empate final. El Real Zaragoza iba a terminar el partido líder, pero la acción del meta – que puede pasar a la historia de los errores garrafales – dejó en el minuto 95 el 2-2 que sería definitivo. Toca recomponerse una vez más y sumar de una vez tres puntos ante el Eibar.

FICHA TÉCNICA

Real Sporting de Gijón: Yáñez; Guille, Insua, Rober Pier, Pablo García (Cote 67'); Rivera (Coto 59'), Roque Mesa, Hassan (Queipo 84'), Gaspar, Djuka (Campu 67'), Otero

Real Zaragoza: Poussin; Fran Gámez, Jair (Mouriño 74'), Lluís López, Lecoeuche; Jaume Grau, Aguado (Toni Moya 57'), Maikel Mesa, Valera (Mollejo 70'), Manu Vallejo (Bermejo 70'); Iván Azón

Árbitro: Rafael Sánchez. Amonestó a Lecoeuche, Djuka, Otero, Guille Rosas,

Goles: 0-1, Maikel Mesa (39'). 0-2, Azón (76'). 1-2, Campu (84'). 2-2, Insua (97')