Últimas pinceladas antes de un choque con sabor a final en La Romareda

Entrenamiento de este viernes en la Ciudad Deportiva
photo_camera El Real Zaragoza ultima su partido frente al Leganés

El Real Zaragoza ha vuelto este viernes a los entrenamientos sin novedades con respecto a este jueves. Entonces, Cristian Álvarez puso la cara alegre por saltar junto a sus compañeros, aunque luego volvió a retirarse. Es exactamente lo que ha sucedido este viernes en la Ciudad Deportiva, cuando el cuadro aragonés afronta la última sesión de entrenamiento. Tras cosechar apenas siete puntos de 36, el partido ante el Leganés va adquiriendo sabor a final.

Ha habido un importante hilo conductor en todo el entrenamiento, los ejercicios con balón. En el momento en que la prensa ha podido acceder, los futbolistas ya estaban tocando el cuero. Lo mismo ha sucedido en el momento en que se ha marchado, ya con jugadores con petos de distintos colores. Y siempre con el balón rodando por el césped de las instalaciones de la carretera de Valencia.

Sin laterales izquierdos y casi sin la figura del delantero centro, el Real Zaragoza ultima su preparación para el duelo contra el Leganés. Porque Quentin Lecoeuche y Carlos Nieto tienen todavía tiempo de recuperación por delante, como sucede con Azón y Bakis. Esto obliga a los primeros deberes en el mercado invernal: hacerse con un lateral izquierdo y un punta es vital. Tendrá que reinventarse el míster en las dos zonas, porque aunque arriba todavía queda Sergi Enrich, el delantero no atraviesa un buen momento goleador.

Mientras el Real Zaragoza da las últimas pinceladas a un duelo con sabor a final por los últimos resultados, el Leganés hace lo propio. Ya no son solo los últimos choques lo que preocupa en la capital aragonesa, es que no se gana en casa desde principios de septiembre, cuando los tres puntos se quedaron en el Municipal tras un 2-0 al Eldense. Otro argumento que va más allá es la racha de derrotas, que ya son tres tras caer de forma consecutiva ante Elche, Huesca y Albacete. En definitiva, hay que ganar.

EL LEGANÉS, LÍDER

El Real Zaragoza ocupa a estas alturas la posición número 14 de la tabla, situación perfectamente reversible por tiempo y por plantilla. A seis puntos, la zona de playoff; a otros seis, la de descenso. Este choque adquiere también ese tinte de final porque, tras 18 jornadas que se habrán disputado, la ubicación, sin ser decisiva, es orientativa. Sin dejar pasar que, para bien y para mal, se han visto cambios drásticos como el mismo Real Zaragoza de Natxo González que alcanzó el tercer puesto, o el Majadahonda que solo pasó en descenso una jornada. Y fue la última.

Prepara el Leganés un buen desembarco a tierras aragonesas, con cerca de mil desplazados que quieren alcanzar La Romareda. Ese es el destino de unos aficionados que han visto cómo su equipo se aúpa a lo más alto de Segunda División. Ha sabido mantener – por ahora – el ritmo, y aunque la categoría es traicionera – bien lo sabe el Real Zaragoza – su pacto con la permanencia está como mínimo encarrilado. Perfectamente, además. Los maños quieren vencer al líder de la categoría, dando así un golpe de autoridad y, sobre todo, una alegría a su gente. Porque se la merece.

Más en REAL ZARAGOZA