La Romareda espera alta presencia ilicitana para el Real Zaragoza – Elche

Ya se han enviado 500 entradas al cuadro alicantino para presenciar el duelo este domingo a las 18.30 horas.
El Real Zaragoza necesita ganar este domingo en La Romareda al Elche
photo_camera El Real Zaragoza necesita ganar este domingo en La Romareda al Elche

Todo apunta a que habrá importante presencia presencia de aficionados del Elche en La Romareda este domingo. Por lo pronto, se han enviado 500 entradas a tierras alicantinas, que aunque no se han vendido todavía, todo parece indicar que tienen buena acogida. El precio, a 20 euros, es un reclamo, y el club pone autobús para sus aficionados. Así que la grada visitante del Municipal apunta a estar bien teñida en un partido clave para ambos conjuntos, pero más para el Real Zaragoza.

Si el Elche se juega la promoción, el cuadro aragonés quiere evitar a toda costa acercarse muy peligrosamente a los puestos de descenso. El Real Zaragoza necesita de forma urgente la victoria este domingo a las 18.30 horas, momento en que, por cierto, también acompaña. Los de Sebastian Becacecce llegan en un mal momento de forma, tras tres derrotas consecutivas, y los blanquillos aspiran a aprovecharse de ello. Tarea difícil en cualquier caso, pero que han logrado Real Oviedo, Racing de Ferrol y Levante en las últimas fechas.

Acompañado de su gente, el Real Zaragoza confía en alejarse de la zona baja. Después de la última derrota, y tras ver cómo prácticamente todos los de abajo han conseguido sumar de tres, no puede haber otro tropiezo. Eso mismo piensa un Elche que ha salido de los puestos de playoff esta jornada, pero se ve empatado a 53 puntos con el sexto, el Racing de Santander. La Romareda es decisiva para regresar a las alturas o confirmar que la caída es libre en su caso.

Se prepara un Real Zaragoza – Elche intenso, con mucho en juego. De alta tensión. A ninguno le vale un resultado distinto al del triunfo. Así que los blanquillos preparan a conciencia el enfrentamiento. Y el Elche, deseoso de dar una alegría a los desplazados que tiñan la grada visitante de La Romareda.