El Real Zaragoza se pone en manos de Edgar Badía

Tras la lesión de Cristian, la meta se vuelve a quedar con un único dueño y sin debate casi hasta final de temporada.
Edgar Badía se ha erigido como pieza clave del Real Zaragoza. Foto: LaLiga
photo_camera Edgar Badía se ha erigido como pieza clave del Real Zaragoza. Foto: LaLiga

Edgar Badía se ha erigido como el hombre que sostiene al Real Zaragoza y el cuadro aragonés queda definitivamente abocado a ponerse en sus manos tras la lesión de Cristian. Ni que decir tiene el entrenador, Julio Velázquez. Desde su llegada ha sido titular indiscutible, porque la sombra de Cristian Álvarez es muy alargada, y ni Poussin ni Rebollo han logrado que se olvide su ausencia. Sí lo ha logrado desde el primer día el arquero, fichaje invernal número uno, mostrando por qué ha disputado 90 partidos en Primera División. Si los maños han sido capaces de mantenerse a seis del playoff, en parte ha sido gracias al papelón del meta.

Cuando se lesionó por primera vez Cristian, un desconocido Poussin apareció a escena los últimos instantes frente al Andorra. Allí no se le pudo catalogar; fueron ocho minutos de coger forma, de cumplir para cerrar el triunfo en el Principado. Por cierto, el último que ha logrado el cuadro aragonés fuera de casa. Pero a partir de ahí, desastre contra el Alcorcón que se saldó con derrota y, sobre todo, cantada del año frente al Sporting. Esto motivó el regreso de Cristian en apenas dos semanas, y ante el Eibar reapareció para romperse del todo tras el 2-2. Poussin volvió a la palestra para encajar el tercero.

Por entonces, Fran Escribá, todavía entrenador blanquillo, dio una nueva vuelta de tuerca, e introdujo a Rebollo, que tampoco convenció. Diez goles en nueve partidos y días dolorosos como el 0-2 frente al Huesca o el 2-2 ante el Levante, el último que disputó, ya con Velázquez en el banquillo. Con buen ojo, la dirección deportiva, con Juan Carlos Cordero al frente, lo primero que ató en invierno fue un portero. Por fin, Edgar Badía llegaba al Real Zaragoza cedido por el Elche.

PRIMEROS PARTIDOS Y RECAÍDA DE CRISTIAN

Nadie le ha tosido a Edgar Badía desde su llegada, pero la recuperación de Cristian era una gran noticia. Precisamente ante el Eibar en Ipurúa, ante quien había disputado sus últimos minutos, la insignia del Real Zaragoza volvía a aparecer. Pero apenas pudo disfrutar de dos viajes sin participación y una estancia más de banquillo en La Romareda, porque volvió a caer lesionado. Fue en la sesión de recuperación tras el regreso de Villarreal cuando se rompió de nuevo.

Así que el Real Zaragoza – y especialmente Julio Velázquez - queda completamente encomendado a las actuaciones de Edgar Badía. Se ha puesto en sus manos, por supuesto confiando en que no se produzca ningún contratiempo que le aleje de la portería. El cuadro aragonés necesita sano al meta cedido por el Elche. Este fin de semana, frente al Amorebieta, equipo que todavía no ha ganado fuera de casa en toda la temporada, no es menos.