Real Zaragoza - Sporting de Gijón

El Real Zaragoza se juega la pomada ante el Sporting

Una victoria ante el Sporting de Gijón volvería a ubicar al Real Zaragoza a cuatro puntos del playoff, distancia todavía lejana, pero que no hundiría el optimismo blanquillo.
Entrenamiento del Real Zaragoza
photo_camera El Real Zaragoza finalizó el domingo la preparación del duelo ante el Sporting

Está en juego la pomada o quedarse descolgado, así que el Real Zaragoza no puede fallar. El único resultado válido es aquel que implique sumar de tres ante el Sporting de Gijón en La Romareda, porque el empate o la derrota implicaría quedarse muy atrás. La famosa pomada a la que no se accede desde las primeras jornadas puede quedar a tiro, a cuatro puntos exactamente, si el resultado de este lunes es satisfactorio. Casi un todo o nada para el cuadro aragonés.

Lo explicó el entrenador, Julio Velázquez, en su comparecencia de este sábado. Puede haber hasta 14 equipos “que quieren estar en la parte maravillosa de la tabla al finalizar 42 jornadas”. Para el Real Zaragoza está en juego seguir siendo uno de ellos, porque la derrota implicaría verse siete puntos por debajo del sexto. El empate tampoco vale, porque en ese caso, llevaría a ponerse a seis puntos de desventaja con respecto a Valladolid, Elche y, en ese caso Sporting, todos con 40.

Así que el cuadro aragonés trata de enmendarse con el triunfo, que a pesar de la llegada de Velázquez, sigue costando. El técnico supo frenar la caída, paso importante para evitar la zona de descenso, pero ahora se le exige empezar a sumar de tres en tres. “Había un déficit de puntos, esto no es dar un botón y meterse. Es un proceso, hay que estar en disposición de ganar. Y estamos en esa línea”, defendió el técnico. Reconoció que unos días la propuesta será menos atractiva, pero “la realidad es que el equipo compite todos los días y es difícil de ganar”.

Por mucho decirlo no se va a aumentar el ritmo de victorias, como bien señala el entrenador, pero hacerlo es lo que va a sostener la ilusión del zaragocismo. Una ilusión que, por cierto, ahora mismo está en entredicho por comenzar el duelo en la posición número 14 de la tabla y a siete puntos del sexto. El reto de entrar en la pomada pasa por vencer en casa. Y el técnico avisó de que iba a ser difícil de ganar. Mucho. El rival “está ahí, confeccionado para el ascenso directo, con su historia…”, pero la del Real Zaragoza es enorme y La Romareda aprieta. “Cuidado, que somos el Real Zaragoza y nos vamos a dejar la vida”, avisó.

NUEVAS CARAS

El once del Real Zaragoza está abierto a alguna de las nuevas incorporaciones. Zedadka gana enteros al tener lesionados a los dos jugadores específicos de banda, Andrés Borge y Fran Gámez. Por su parte, Raúl Guti se encuentra con otra puerta abierta al centro del campo ante la baja por sanción de Marc Aguado. Enfrente, un Sporting de Gijón con jugadores de máximo nivel. Queipo, Fran Villalba, Hassan o Djuka, conocidos de sobra en la capital aragonesa. Aunque no vale de excusa porque la pomada no puede escaparse.