REAL ZARAGOZA 3 - 1 C.D. TENERIFE

El Real Zaragoza golea y La Romareda vuelve a sonreír

El cuadro de Víctor Fernández se ha impuesto con goles de Alejandro Francés, Iván Azón y Maikel Mesa
Es la primera victoria de Víctor Fernández en esta nueva era. Foto: LaLiga
photo_camera Es la primera victoria de Víctor Fernández en esta nueva era. Foto: LaLiga

El Domingo de Resurrección tenía que ser la fecha en la que el Real Zaragoza volviese a alzar su vuelo. Y vaya si lo hizo. El Real Zaragoza tiró de fe y resucitó de manera grandiosa. Gracias a su gente, a los de casa. Los aragoneses consiguen sumar tres puntos vitales para evadir el descenso en un encuentro protagonizado por el sello maño. Víctor Fernández desde el banquillo y Alejandro Francés e Iván Azón, que anotaron los dos primeros tantos con mucho corazón, fueron los pilares para vencer al Tenerife. En una primera mitad en la que hubo de todo, La Romareda pudo celebrar dos goles después de mucho tiempo, pero también sufrió la mítica ley del ex. Los locales sentenciaron rápido al comienzo de la segunda mitad en la que el ritmo bajó considerablemente y el 3-1 no se movió desde el minuto 48.  

“Es el partido más importante que va a jugar el Real Zaragoza”, más alto pero no más claro podía expresar Víctor Fernández la necesidad con la que llegaban los blanquillos al encuentro de este domingo 31 de marzo en el que recibían a un Tenerife que sólo ha vencido tres veces a domicilio. Era la primera de las diez finales y sólo cabía una opción: ganar sí o sí. Para eso había que anotar, el gran debe al que se enfrentaba el Real Zaragoza, sin hacerlo desde hace cinco encuentros.

En búsqueda de un cambio, Víctor Fernández, que se sentaba por segunda vez en el banquillo de La Romareda este curso y que avisó de ligeras rotaciones, apostó por meter en el once inicial a Iván Azón junto a Sinan Bakis, siendo el canterano la principal novedad en la alineación en lugar de Liso, además del regreso de Alejandro Francés tras su convocatoria con la sub21. Así pues, los once protagonistas eran Edgar Badía, Jair, Alejandro Francés, Germán Valera, Marc Aguado, Iván Azón, Maikel Mesa, Sinan Bakis, Mouriño, Toni Moya y Lecoeuche. Por parte de los tinerfeños, todas las miradas apuntaban a Ángel Rodríguez, exjugador zaragocista.

Tras siete partidos sin conocer la victoria, la necesidad apretaba al Real Zaragoza, que empezaba el encuentro más cerca del descenso con los empates de Albacete y Alcorcón esta jornada. La Romareda, mucho más pobre que ante el Espanyol, albergaba así una auténtica final entre Real Zaragoza y Tenerife, los dos equipos que más años encadenan en la categoría de plata (once). Ambos conjuntos se veían las caras en un escenario totalmente diferente al del compromiso de ida cuando eran colíderes de Segunda División.

Varios meses después y en una dinámica opuesta, pero con el mismo objetivo que ese agosto: sumar tres puntos de oro. Así, un nuevo Real Zaragoza salía al césped del Municipal. El efecto Víctor Fernández se plasmaba en los primeros instantes del encuentro y es que el electrónico apenas sobrepasaba el minuto 2 y los locales habían tenido ya dos ocasiones. Primero era un remate de Iván Azón, que terminaba en córner y seguidamente en ese saque de esquina un remate de Mouriño algo forzado casi se envenena. Este era el aviso maño, que en la siguiente ofensiva no perdonaría. Una jugada de Valera la aprovecharía Maikel Mesa, que logró el córner. En el minuto 4, Toni Moya centraba desde el banderín y Alejandro Francés, sólo en el segundo palo, controlaría y remataría a lo alto de la meta de Juan Soriano para acabar con la sequía y levantar a los zaragocistas de sus asientos (fue el último en hacerlo ante el Cartagena).

Lejos de bajar los brazos, el dominio zaragocista continuaría, incluso Maikel Mesa aprovechaba un rechace del arquero tinerfeño para anotar el 2-0 en el minuto 14. Sin embargo, este fue anulado en el momento por un fuera de juego del canario. Desde ahí el Tenerife fue ganando metros y tuvo una ocasión clara provocada por un error garrafal de Mouriño. El uruguayo le regaló el esférico a Ángel Rodríguez, quien se quedaba solo ante Edgar Badía, que pudo atajar el flojo remate del delantero. Poco más tarde volvería al acecho el cuadro visitante, esta vez era Roberto López a la contra quien se toparía con el portero blanquillo. No obstante, a la tercera fue la vencida. En el 36’ Ángel Rodríguez cumplió con la ley del ex y rompiendo las líneas de la zaga maña se plantó en el área, donde dejó en el suelo a Francés y remató raso para sellar el empate, que no celebró.

El Real Zaragoza había ido de más a menos, pero, al borde del descanso, cuando más lo necesitaba, Iván Azón puso el 2-1 gracias a una contra perfectamente conducida por Toni Moya, que se la dejó al “9”, quien convirtió desde la frontal de área para romper su sequía particular. Además, gesto bonito el del joven que fue a abrazar a Sergi Enrich en la celebración.

Con cinco minutos de añadido todavía habría tiempo para más. Los de Víctor Fernández pudieron sentenciar en otra contra protagonizada por el maño, pero Valera no llegó a rematar en el área pequeña. Finalmente, con un 2-1 que sabía a gloria para los aragoneses y para La Romareda, se retiraban los 22 jugadores a los vestuarios.

SENTENCIA EN LA SEGUNDA PARTE

Alguno todavía no había regresado a su asiento cuando el Real Zaragoza subía el tercero a su marcador y dejaba, si no sentenciado, muy encarrilado el duelo. Germán Valera subía por su banda y la ponía al segundo palo, donde esperaba Maikel Mesa, que remataba de volea al fondo de la red (minuto 48). Tampoco lo celebró el tinerfeño. Poco más tarde, también Valera protagonizaba otra acción de peligro dentro del área en la que se reclamaba un posible penalti. Pero, será en otra jornada.

El reloj corría y no pasaría gran cosa en el terreno de juego del Municipal. Más allá de cambios, donde Víctor dio minutos a Liso, Enrich, Gámez y Grau. En lo que se refiere a ocasiones, para el Real Zaragoza algún disparo puntual como el que probó Lecoeuche en el 70’ desde lejos. Para el cuadro de Asier Garitano la tuvo para recortar Enric Gallego, que había sustituido a un pitado Ángel. Fue en el 80’ gracias a un fallo de Jair, que directamente le pasó el balón al delantero, quien remató fuera de los tres palos.

Primera victoria de Víctor Fernández en esta nueva era. Importante, importantísima. Así lo sabía La Romareda, que volvió a sonreír y a corear el “moverse maños, moverse”. Tres puntos para sumar 41 y mantener a ocho la zona de abajo. Puro alivio.

FICHA TÉCNICA

Real Zaragoza: Edgar Badía; Jair Amador, Alejandro Francés, Mouriño, Lecoeuche; Germán Valera (Fran Gámez, 82’), Marc Aguado, Toni Moya, Maikel Mesa (Jaume Grau, 74’); Iván Azón (Sergi Enrich, 82’), Sinan Bakis (Adrián Liso, 57’).

C.D. Tenerife: Juan Soriano; León, Sergio González, Bodiger (Alexandre, 29’), Waldo (Rahmani, 65’), Mellot, Sipcic, Nacho (Aitor Buñuel, 29’), Luismi Cruz; Ángel (Enric Gallego, 72’), Roberto López (Álvaro R., 72’).

Árbitro: Caparrós Hernández. Amonestó a Nacho (min 7), Buñuel (min 64) y Alexandre Corredera (min 93).

Goles: 1-0, Alejandro Francés (min 4); 1-1, Ángel Rodríguez (min 36); 2-1, Iván Azón (min 44); 3-1, Maikel Mesa (min 48).