¿Qué tiene que hacer el Real Zaragoza para salvarse?

El Real Zaragoza llega a la jornada 41 sin haber logrado ni siquiera la permanencia y depende de un triunfo más para seguir en el fútbol profesional.
El Real Zaragoza sigue en su triste y difícil camino hacia la permanencia. Foto: LaLiga
photo_camera El Real Zaragoza sigue en su triste y difícil camino hacia la permanencia. Foto: LaLiga

El Real Zaragoza solo tiene un triste, lamentable, desolador, penoso, amargo, descorazonador, tormentoso, tortuoso y angustioso objetivo: no hallarse entre los cuatro equipos más malos de Segunda. O lo que es lo mismo, de las 42 escuadras que componen el fútbol profesional español, sacar la cabeza de la cola que formarían el 42, el 41, el 40 y el 39. Es decir, no bajar al tercer peldaño del fútbol profesional. Y cuidado, porque no será fácil.

Para confirmar, tras 41 jornadas, que habrá cuatro equipos más malos y serán ellos los que desciendan a Primera RFEF, el Real Zaragoza necesitaría ganar este fin de semana. Una victoria en El Sardinero ante el Racing de Santander implicaría amarrar 49 puntos y dejar paso al análisis serio del desastre. Con el triunfo, volvería a ser equipo de Segunda División.

Empatando – que no vale para el corazón de la maltratada afición – también podría mantener la categoría de forma matemática. Siempre que no ganase el Alcorcón y, además, no lo hiciese el Mirandés o perdiese el Amorebieta. Cualquiera de las dos últimas opciones valdría para acompañar el primer caso a la hora de aferrar el objetivo y sus calificativos.

Pero, incluso, valdría la derrota número 16 de la temporada. Eso sí, tendrían que perder también tanto el Mirandés como el Alcorcón y el Amorebieta. El Real Zaragoza va mirando de reojo qué hacen sus inmediatos perseguidores y el resto de conjuntos que pelean por la permanencia. Lo hace, además, con el grave peligro muy cerca.

JUGANDO CON FUEGO

Por segunda temporada consecutiva, el Real Zaragoza está inmerso en la tarea de la permanencia. Son dos, que no tres, porque en la que completó JIM se terminó en décima posición con doce puntos más que los últimos cuatro. Y si bien es doloroso para el escudo, no se puede considerar ni mucho menos una temporada apurada, por mucho que se contase con el 19º límite salarial.

Es esta, la que el Real Zaragoza tenía más potencial para estar entre los mejores, precisamente la peor de su historia reciente. Al menos, por ahora. Pero lo que está claro es que se ha fracasado. Las cuentas, de momento, cuadran para evitar la tragedia definitiva y que la sangre no llegue al río.