¿Qué es exactamente la rotura de plastia que sufre Andrés Borge?

El canterano del Real Zaragoza se somete al proceso de recuperación, que empieza por implantar una nueva plastia para poder regresar a los terrenos de juego.
Andrés Borge estará de baja hasta que se complete su recuperación
photo_camera Andrés Borge estará de baja hasta que se complete su recuperación

El Real Zaragoza anunciaba este jueves en el entorno del mediodía la dura lesión de Andrés Borge, que sufre una “rotura de la plastia del ligamento cruzado anterior”. El club ya ha dado a conocer que pasará por quirófano en los próximos días y, en principio, el lateral derecho no podrá volver a jugar en lo que resta de temporada. Por delante tiene una operación y el proceso de recuperación antes de regresar a los terrenos de juego, con el deseo de que tenga lugar lo antes posible.

Lo primero que se debe aclarar: ¿Qué es exactamente la plastia que se coloca en el ligamento cruzado roto? Se denomina así a un ligamento nuevo creado a partir de otros tendones en el cuerpo, generalmente de los isquios. Es decir, sustituye el que estaba roto por uno nuevo que permite volver a realizar vida normal. Con otros tendones se crea una cinta, por denominarlo de forma gráfica, que se ubica en el lugar donde estaba el anterior ligamento.

Esto cuadra con lo que le sucedió a Andrés Borge en el año 2020, entonces canterano del Real Zaragoza, que ya se rompió el ligamento cruzado anterior de la misma rodilla, la izquierda. En ese momento le pusieron la plastia, el nuevo ligamento, y es el que ahora se le ha roto otra vez. El estado del césped o incluso las botas son algunos de los factores que influyen para este tipo de lesiones, además de la propia tendencia que puede tener una persona.

Al sufrir una rotura de ligamentos, ese sostén de la rodilla similar a una cuerda se revienta. A partir de ahí, la propia rodilla no se encuentra fija, se mueve dentro de la zona. Así que la labor que el médico realiza en el quirófano es meter la citada plastia a través de un túnel entre el fémur y la tibia, grandes aliados en la operación, y ubicarla en el lugar correspondiente. A continuación, el especialista la fija, le da tensión y, como resultado, queda un ligamento completamente nuevo.

POSIBILIDAD DE ROTURA, PASOS Y PERIODO DE RECUPERACIÓN

Que sea un ligamento nuevo no evita que se pueda romper otra vez. Y eso es exactamente lo que le ha sucedido al futbolista del Real Zaragoza, porque los deportistas, como es lógico, padecen un riesgo mayor de sufrir estas situaciones. Así que ahora deberá someterse a un proceso calcado al que vivió en el año 2020. Tocará limpiar la zona, volver a extraer otros tendones – no necesariamente de la misma parte del cuerpo – y crear una nueva plastia.

El proceso de recuperación que Borge tiene por delante es exactamente el mismo que si se hubiese roto el ligamento cruzado anterior por primera vez. Al menos, a priori. Hay más casos de jugadores que han sufrido esa lesión en varias ocasiones y han continuado jugando con normalidad. Uno de ellos, Sergio Asenjo, con cuatro a sus espaldas, y ha continuando en la portería de importantes equipos españoles. Un espejo para el canterano zaragocista al que, tras su periodo de recuperación, se le espera con muchas ganas.