Real Zaragoza 1-1 Elche

Un punto más y una jornada menos para el Real Zaragoza (1-1)

Los de Víctor Fernández lograron la igualada por medio de Iván Azón cuando menos lo merecían en un partido donde Bakis se llevó una pitada mayúscula.
El Real Zaragoza arañó el empate y se acerca un punto más a la permanencia. Foto: LaLiga
photo_camera El Real Zaragoza arañó el empate y se acerca un punto más a la permanencia. Foto: LaLiga

Un punto más y una jornada menos para el Real Zaragoza tras empatar 1-1 frente al Elche. No es de esos días en los que el cuadro aragonés se va con la sensación de merecer más, porque cuando se acercaba a caer goleado, logró las tablas por medio de Iván Azón. Sin estar cerca de ganar, pero, desde ese momento, tampoco con serios apuros, los blanquillos arañaron el empate y se despegan un punto más de la quema del descenso. Punto, por cierto, que no vale para los blanquillos, pero que acerca al triste objetivo de los 50. Todo ello un día que la paciente Romareda terminó su indulto a Sinan Bakis y, tras un partido nefasto, le dedicó una pitada mayúscula.

Víctor Fernández elegía el mismo once al que tenía acostumbrado al zaragocismo. Badía en portería, con Jair y Francés en el eje de la zaga, mientras que Mouriño y Lecoeuche se ubicaban en las bandas. Sala de máquinas para Marc Aguado y Toni Moya, y Valera e Iván Azón caerían a banda con Maikel de mediapunta. Arriba, Sinan Bakis. Los Nico, Castro y Fernández, además de Tete Morente, por escoger algunos, se erigían como los hombres más peligrosos.

Se percibía respeto, quizá algo de miedo incluso entre Real Zaragoza y Elche, ambos con tensión y necesidad máxima para evitar problemas. Por eso los primeros minutos se convertían en los de tanteo, motivados también por el calor de una tarde primaveral de casi 30 grados. Los dos querían el gol, los dos tomaban ciertos riesgos en la apuesta y los dos tenían acercamientos. El cuadro de Víctor Fernández respiró cuando Nico Castro envió fuera un disparo dentro del área tras un mal despeje antes del 10 y, a la vez, apretaba con un Valera peleón, activo. Buscando lo que le pidió su entrenador públicamente hace un par de días.

Pero el problema del Real Zaragoza con el gol tiende a ir por libre. Lo puede intentar más o menos; en un partido más o menos dominador. La falta de colmillo siempre está presente. Así que esa primera mitad se pudo resumir en el quiero y no puedo constante, con un Elche de pocas pretensiones, pero que tuvo las más claras del partido. Con Nico Castro como hombre realmente peligroso, antes de la pausa de hidratación al filo de la media hora, pudo hacer el primero plantándose solo ante Badía e, incomprensiblemente, enviando el balón fuera. Con todo a favor para, alivio de La Romareda.

El Municipal veía una banda con Mouriño y Valera que no dejaban de intentarlo sin éxito. Y a un Bakis que, en el primer asalto, no tuvo justificación alguna. Fue un cero absoluto a la izquierda, un futbolista que entorpeció más de lo que aportó. De ahí que se llevase los pitos de La Romareda, frustrado con la falta de gol en un partido soso. La falta de mordiente es a lo mínimo a lo que quedan abocados los duelos del Real Zaragoza en esa tesitura. La cual, por cierto, habría que revertirla ya en la segunda mitad, porque se llegaba al descanso con ese 0-0 en el marcador.

SEGUNDA PARTE INTENSA

Arrancaba mejor el Elche y pronto llegaría el mazazo. En el 52 exactamente. Mario Gaspar desvió un disparo de falta botado por Nico Castro y terminó en el fondo de la portería de Badía. Merecido, porque, en honor a la verdad, los visitantes estaban más cerca del premio que el Real Zaragoza. Servía así el jarro de agua fría en lo que, parecía, sería la historia de siempre. Especialmente cuando los de Beccacece perdonaban una, dos y hasta tres veces al conjunto blanquillo, donde urgía una reacción. Y los pitos, también merecidos.

Mourad tuvo dos consecutivas que dejaron con vida al Real Zaragoza, y eso lo aprovechó el más listo, Iván Azón. El canterano, recuperado de su mal estado, y volviendo a ser el de siempre, se llevó el cuero con la garra que le caracteriza en el 61 para plantarse solo ante Dituro. Pronto lanzaría un cañonazo al fondo de la portería para hacer el 1-1 con el Municipal entregado. Y llegaron los mejores minutos de un Real Zaragoza que en ese cuarto de hora, se creyó que podía ganar al Elche. Y más ante un Municipal necesitado de alegrías que se anima con cualquier cosa.

Se vivieron minutos frenéticos en La Romareda, con la grada metida, apoyando, animando, esperando esa victoria. Pero el ritmo, especialmente tras la pausa para hidratación cuando corría el minuto 75, bajó considerablemente. Los minutos se sucedieron sin grandes ocasiones, donde fue muy destacable la pitada monumental que se llevó Sinan Bakis. El delantero no está, no se entiende con sus compañeros y su entrada en el juego es intrascendente. De ahí que Liso ocupase su sitio en los últimos minutos y La Romareda dictase una sentencia que pocas veces se puede revocar. La de los silbidos sin piedad.

Sobre el terreno de juego, lo dio todo el cuadro aragonés, a pesar de la frustración zaragocista por percibir que el empate valía. En cualquier caso, ese todo no es suficiente para ganar al Elche, séptimo clasificado que llegaba a La Romareda después de tres derrotas consecutivas. La plantilla da para lo que da, y en esta ocasión, arañó un punto gracias a Azón cuando podía llevar tres a favor el cuadro de Beccacece. Lo mejor es que el Real Zaragoza suma un punto más y falta una jornada menos de campeonato. Y, también, para que las miradas empiecen a dirigirse a la directiva.

FICHA TÉCNICA

Real Zaragoza: Edgar Badía; Mouriño (Fran Gámez, min 56’), Jair, Francés, Lecoeuche (Zedadka, min 73’); Germán Valera (Jaume Grau, min 56’), Marc Aguado (Lluís López, min 73’), Toni Moya, Maikel Mesa; Bakis (Liso, min 68’), Iván Azón.

Elche: Dituro; Carreira, Mario Gaspar, Bigas, Clerc; Josan (Bermejo, min 95’), John, Nico Castro (Arnau, min 95’), Tete Morente; Mourad (Nieto, min 80’), Nico (Mendoza, min 80’).

Árbitro: Cordero Vega. Amonestó a Nico Castro (min 44’), Francés (min 67’) y Jair (min 96’).

Goles: 0-1, Mario Gaspar (min 52’); 1-1, Iván Azón (min 61’).