Alcorcón 0-0 Real Zaragoza

Punto escaso y poco ambicioso del Real Zaragoza en Santo Domingo (0-0)

El Real Zaragoza no pasó del empate en Santo Domingo contra el Alcorcón y sigue ubicado en la zona media de la tabla, lejos de las posiciones de privilegio.
Lluís López en una jugada contra el Alcorcón
photo_camera El Real Zaragoza no pasó del empate y se obliga a ganar la próxima jornada

El Real Zaragoza volvió a empatar por enésima vez en un resultado que puede frustrar a la grada blanquilla, pero que a nadie le sorprende. Porque los maños, en un 0-0 escaso y poco ambicioso, acumulan ya cinco en los últimos seis partidos. En esta ocasión, ante el Alcorcón en Santo Domingo, fue más feo por el rival, ubicado en la parte baja, y por la forma, tirando una sola vez a puerta. Es cierto que los de Velázquez tuvieron la más clara en las botas de Enrich, tanto como que el cuadro blanquillo necesita un arreón.

Para la nueva batalla, Velázquez despejaba las dudas atrás y en el centro del campo manteniendo a Lluís López y con Jaume Grau en lugar del sancionado Moya. Por lo demás, Badía en portería y una línea de cinco que se completaba con Gámez, Mouriño, Francés y Mollejo. Aguado y Francho acompañarían al citado centrocampista, con Mesa y Azón más adelantados. Mientras que, por parte del Alcorcón, habría que poner los ojos a jugadores como Eteki o Javi Lara.

Daba comienzo el duelo en Santo Domingo con poca cosa. Solo Obieta, que controló fatal en el área completamente solo en el minuto 7, dio susto al Real Zaragoza. Aunque bien pudo acabar en gol. El Alcorcón se presentaba como un equipo bien plantado en un partido que, en cuanto a planteamiento, bien podía ser el esperado para el zaragocismo. No pillaba por sorpresa el estilo de Nafti, basado en llevarse las disputas y apostar por lo físico más que por la técnica.

El Real Zaragoza apostaba por defenderse en un Santo Domingo que parecía más una pequeña Romareda, donde se sentía perfectamente a la hinchada desplazada. Pero sobre el terreno de juego, apenas un centro de Francho en los primeros 20 minutos que Anacker atrapaba sin problemas. Para entonces, los locales eran más dueños, pero sus internadas carecían de peligro, y Badía solo tenía que intervenir para blocar un manso remate de Obi.

Con el paso de los minutos, el Alcorcón avisaba y obligaba a intervenir por partida doble a Edgar Badía, empeñado en transmitir solvencia. En el 32, Quintillá centraba y, tras un mal despeje de Mouriño, el arquero salía para evitar que el cuero se colase en la portería. Justo en la jugada siguiente, centro lateral que el meta repelía justo antes de que rematase Artola. Primer aviso serio para un Real Zaragoza necesitado de reacción si verdaderamente quería lograr el triunfo en tierras alfareras.

Se mantuvo el monólogo hasta el final del primer asalto, que terminó con cero tiros a puerta por parte de los de Velázquez. Tampoco fue un asedio del Alcorcón, pero sí estuvo mucho más cerca del gol que el Real Zaragoza. Ni Víctor García, con Lluís López taponando su disparo, ni Javi Pérez, esta vez con Badía atajando, supieron dejar tocado a un cuadro aragonés que necesitaba más. Hasta el momento dejaba una sensación de inferioridad palpable, y las miradas se dirigían a un banquillo que debía dar con la tecla.

SEGUNDA PARTE DE TÓNICA SIMILAR

Centro de Mollejo para abrir boca, aunque sin rematador en una segunda parte sin cambios. Pronto recuperó el Alcorcón su modus operandi, aunque de la misma manera que comenzó el primer asalto, sin éxito. Y, todo hay que decirlo, con un Real Zaragoza algo mejor que aquel que enfiló los vestuarios. Y eso a pesar de que los locales dieron entrada a Sousa para tratar de perforar la meta de Badía. Entre medias de los primeros acercamientos blanquillos, Ávalos Barrera dejó su sello amonestando a Aguado por una falta que no era.

Hubo que esperar hasta el minuto 60 para ver el primer tiro a puerta del Real Zaragoza, aunque la más peligrosa llegó de las botas de Francho en el 63, con un centro que voló por el área pequeña. Pero había que meter más madera, y Velázquez apostó por renovar la zona de ataque dando entrada a Vallejo y Enrich ocupando el sitio de Azón y Mesa. Además, se volvía al sistema de cuatro, en esta ocasión provocado por la lesión de Gámez que palió Lecoeuche.

A partir de entonces, el Real Zaragoza mejoró, e incluso las tuvo para ganar. Pero esa mejoría llegaba muy tarde, a partir del minuto 70, y de forma fugaz. La presión alta y los cambios pillaron al Alcorcón desprevenido en un par de ocasiones, y puede decirse que la más clara fue para los de Velázquez. Era el 77 cuando Francho se llevaba un cuero en la frontal del área que cedía a Manu Vallejo y la ponía perfecta para que rematase Enrich. Pero la zaga alfarera fue voraz a impedir el remate y, cuando se cantaba el gol, Javi Pérez la sacó sobre la línea.

No hubo más. El partido entró en una fase donde el miedo se puso por delante de la ambición por ganar. Ni el Alcorcón incomodó a Badía ni el Real Zaragoza hizo lo propio con Anacker. El punto no vale para las ambiciones de playoff y al conjunto de Velázquez se le exige algo más. Porque salir a empatar a Santo Domingo no va a gustar nunca en la capital aragonesa. Y porque, después de 24 jornadas, el equipo no pasa de la mitad de la tabla.

FICHA TÉCNICA

A.D. Alcorcón: Anacker; Quintillá, Óscar Rivas, Javi Castro, Iago López; Javi Lara (Addai, min 70’), Javi Pérez (Mosquera, min 85’), Yan Eteki, Víctor García; Artola (Juanma Bravo, min 70’), Obieta (Sousa, min 53’).

Real Zaragoza: Edgar Badía; Fran Gámez (Lecoeuche, min 70’), Mouriño, Lluís López, Francés, Mollejo; Francho (Bermejo, min 90’), Marc Aguado (Borge, min 90’), Jaume Grau; Maikel Mesa (Manu Vallejo, min 69’), Iván Azón (Sergi Enrich, min 69’).

Árbitro: Ávalos Barrera. Amonestó a Aguado (min 55’).

Sin goles.