Mouriño y Francho, al margen este miércoles en el Real Zaragoza

El central ha realizado trabajo específico, mientras que el centrocampista terminó con molestias el duelo frente al Espanyol.
El Real Zaragoza espera poder recuperar a los jugadores antes del domingo
photo_camera El Real Zaragoza espera poder recuperar a los jugadores antes del domingo

Nueva sesión de entrenamiento en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza con dos nombres propios: Santiago Mouriño y Francho Serrano. Ninguno ha estado presente con el grupo, que ha regresado al trabajo este miércoles tras guardar descanso el martes. A estos ha habido que sumar las bajas de Alejandro Francés, con la Selección Sub-21, y los lesionados de larga duración, Cristian, Borge, Nieto y Guti. La sesión, con Liso, Vaquero y Juan Sebastián como representantes del filial, ha comenzado con retraso después de una importante carga de gimnasio que ha durado en torno a 45 minutos.

En el caso de Mouriño se le ha dado normalidad desde el club. Se ha explicado que ha estado realizando este miércoles trabajo específico, algo que ya estaba previsto en el Real Zaragoza. Otro diagnóstico distinto es el de Francho, que sufría molestias tras el último duelo, ante el Espanyol, motivo por el que no ha estado presente este miércoles. A estos había que añadir otra novedad en las ausencias, la de Alejandro Francés, ya concentrado con la Sub-21, lo que le lleva a no ser una opción para Anduva. Como tampoco lo son el gran grupo de lesionados que tienen para varias semanas.

El entrenamiento de este jueves está llamado a ser clave en el Real Zaragoza para conocer el estado físico tanto de Santiago Mouriño como de Francho Serrano. La evolución de ambos será clave para determinar si estarán disponibles en un duelo que empieza a adquirir tintes dramáticos frente al Mirandés. Lo lógico sería que pronto volviesen a los entrenamientos, así que el paso de la semana apunta a ser clave. En esta tesitura, los blanquillos se preparan para un choque que, a estas alturas, ya puede calificarse como final para que los problemas no se conviertan en muy serios.