El minuto 21, un choque brutal o carreras por la grada: la otra cara del Real Zaragoza – Burgos

El Real Zaragoza - Burgos dejó muchos detalles en las gradas de La Romareda como un precioso homenaje y carreras para resguardarse de los aguaceros 
marcadorlaromareda
photo_camera El marcador de La Romareda lució la frase icónica de @cokedelajungla

Los partidos siempre dejan un punto de vista diferente desde el graderío de La Romareda. Si bien lo del césped contentó a pocos, todos ellos visitantes de Burgos, el encuentro disputado por el Real Zaragoza ofreció detalles para la emoción, otros para el susto en el cuerpo, e incluso también cómicos.

El minuto 21, un choque brutal o las carreras para buscar asiento fueron algunos de ellos:

MINUTO 21 Y RECUERDO A LOS FALLECIDOS

El momento para la emotividad y el recuerdo estuvo muy presente desde antes de comenzar el encuentro. Ahí, el speaker de La Romareda, David García, recordó en la previa del encuentro a Jorge Herrero, más conocido en redes como @cokedelajungla, tras su repentino fallecimiento hace unos días. De hecho, en el marcador apareció la frase icónica con la que se le recuerda, y que bien valdría una campaña de abonados: “Qué bonito es ser aficionado del mejor club del mundo”.

Tras esto, minuto de silencio en recuerdo a Santi Olmo, miembro de la secretaría técnica del Real Zaragoza que perdió la vida el pasado martes en la carretera A-23, a la altura de Cuarte de Huerva.

Pero no quedó ahí. Como bien había ideado la afición, el minuto 21 fue el elegido, por su ídolo Zapater, para recordar a Coke con una sonora ovación, que el club acompañó de nuevo con la frase en el luminoso. También en la retransmisión televisiva, Xavi Rodríguez, narrador de LaLiga Hypermotion TV, se sumó a la iniciativa junto a realización apagando sus comentarios y dejando que fuese la grada la que hablara.

UN CHOQUE QUE HIZO TEMBLAR A TODOS

Recorría el Real Zaragoza – Burgos el ecuador de la segunda parte cuando dos futbolistas del Burgos sufrían un encontronazo de los que se recuerdan. Y no para bien. En una jugada fortuita, Mumo y Elgezábal chocaban cabeza con cabeza en búsqueda ambos de despejar el balón y rápidamente se fueron al suelo, visiblemente conmocionados.

Con todo el estupor vivido, los integrantes de la Cruz Roja tuvieron que andar rápidos para atenderles. De hecho, ambos acabaron con un vendaje en la cabeza. Mumo tuvo que ser sustituido y Elgezábal iba camino de ello, incluso salió su número en la tablilla. Pero el futbolista dijo que no, que quería seguir, y el compañero que iba a saltar al césped volvió a enfundarse el peto de calentamiento. Por fortuna, un choque sin consecuencias que desembocó en un aplauso de alegría y alivio por parte de los presentes en La Romareda al comprobar que los jugadores se encontraban en buen estado.

LLUVIA, NO LLUVIA. LLUVIA, NO LLUVIA

Ya advertía la Aemet de que iba a ser un partido en el que había que combinar manga corta con chubasquero. Las tormentas llegaron al Estadio Municipal de La Romareda y lo hacían como lo hacen siempre: de manera tan imprevisible que a alguno le pilló desprevenido. En la primera de ellas, cientos de aficionados de los que se ubican en la parte baja tuvieron que salir disparados hacia arriba, corriendo, en busca de resguardo.

Como los aguaceros duraban poco más de cinco minutos, después volvían a sus asientos. Y así en un eterno bucle. De hecho, muchos se perdieron el 1-2 del Burgos, a los 25 segundos de reanudarse el choque tras el descanso, porque estaban en plena búsqueda desesperada de un lugar donde cobijarse de la lluvia.

DEL MÁS OVACIONADO AL SILBADO POR PRIMERA VEZ

Sin duda, Cristian Álvarez se llevó una de las grandes ovaciones de la tarde. Desde octubre del pasado 2023 no podía el rosarino defender su Puerta del Carmen y, aunque no fue el día más feliz del mundo por la derrota, sí contó con el aliciente de volver a sentirse futbolista. El “Cristian, Cristian” retumbó en el Fondo Norte de La Romareda cuando el arquero tomó el camino hacia la portería antes de comenzar el choque. En cuanto a él, se santiguó, miró al cielo, y pidió una suerte durante el partido que, eso sí, no terminó de llegar.

Si Cristian fue la cara de la moneda, la cruz recayó en Germán Valera. Mal partido del "7" zaragocista, que terminó marchándose silbado por un importante sector de La Romareda

HOMENAJE AL DÍA DE LA MADRE

El Día de la Madre es una jornada de celebración y el Real Zaragoza lo quiso festejar a su manera. Por eso, tuvieron un detallazo con las de los futbolistas en representación de todas. Las camisetas de los jugadores, que habitualmente llevan su nombre, portaban en esta ocasión su apellido materno. Torrijo, Monzón, Karabinaité (la de Valera) o Mármol ganaron, siempre lo hacen, pese a que el equipo no pudiera ofrecerles un triunfo en su honor.