Real Zaragoza

Lluís López, con un esguince de rodilla, apunta a perderse el fin de temporada

El central del Real Zaragoza Lluís López engrosa la enfermería y, aunque en tres semanas debería volver al grupo, apunta a no jugar más.
Lluís López, titular en el duelo frente al Leganés y ante el Burgos, pero se retiró lesionado. Foto: LaLiga
photo_camera Lluís López, titular en el duelo frente al Leganés y ante el Burgos, pero se retiró lesionado. Foto: LaLiga

Otro efectivo menos para el Real Zaragoza. O lo que es lo mismo, uno más que camina al final de la temporada antes de tiempo. En esta ocasión es Lluís López quien engrosa la enfermería blanquilla al sufrir un esguince de rodilla que le deja k.o., previsiblemente, el resto de partidos. La buena noticia es que es el esguince más leve y, en principio, tras tres semanas volvería con el grupo. 

Ya avisó el entrenador del cuadro aragonés, Víctor Fernández, de que parecía lo que posteriormente ha confirmado el club. El central tuvo que ser relevado al descanso al no poder continuar sobre el terreno de juego, siendo Jair quien ocupó el sitio de Lluís en el eje de la zaga zaragocista.

Ha sido esta mañana cuando se ha hecho oficial el nuevo varapalo para la plantilla del Real Zaragoza. “Las pruebas realizadas en la tarde de ayer al jugador Lluís López, que tuvo que ser sustituido con molestias en el descanso del partido disputado frente al Burgos el pasado domingo, han revelado que sufre un esguince del ligamento lateral interno de su pierna derecha”, han señalado desde el club.

En el mejor de los casos, Lluís López podría volver en el último partido de temporada. Se trata de un esguince sencillo y no reviste mayor gravedad que las tres semanas de rigor. Ahora bien, tanto si el Real Zaragoza se juega la vida como si no hay ningún objetivo en el último partido de Liga, en principio se apostaría por jugadores más rodados y no por quien lleva casi un mes fuera. 

PROBLEMAS EN EL ESQUEMA

En estos momentos, la zaga del equipo queda sensiblemente tocada, especialmente porque Víctor Fernández se encontraba apostando por un esquema con tres centrales. Los únicos sanos son Jair, Francés y Mouriño, lo que implica una escasez importante de efectivos.

Esto implica, previsiblemente, la vuelta a la defensa de cuatro. O asumir un riesgo inmenso al ubicar a todos los centrales en el terreno de juego. Así que el Real Zaragoza se encuentra un nuevo quebradero de cabeza para atar la permanencia cuanto antes.
 

Más en REAL ZARAGOZA