La zona tranquila cuesta finales de infarto en el Real Zaragoza

El descuento ha dado vida a los maños, que han logrado nueve puntos más en lo que va de temporada
Los jugadores zaragocistas se abrazan tras el partido en Andorra
photo_camera El Real Zaragoza suma nueve puntos más en el descuento. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha asestado un golpe importante a la zona de descenso que no hubiese sido posible sin los tiempos de descuento. Y ante el Andorra, se volvió a evidenciar este hecho. Si años atrás el equipo miraba arriba al pensar lo que podría haber sido sin esos minutos finales, este año es mejor no hacer la ecuación al revés. Porque el descuento ha dado vida a los maños, que han logrado nueve puntos más en lo que va de temporada.

En el último partido, en el Principado de Andorra, todo apuntaba a que apenas se sumaría un puntito. Pero cuando se llegaba al 92 y medio, un resbalón desafortunado para el Andorra e ilusionante para el Real Zaragoza permitía soñar. Francho tomó el balón e inició una contra de libro, se la dio a Giuliano y este para Bebé. El gol fue un estallido y supuso dos puntos más de los esperados hacía 30 segundos. Y lo mismo sucedió ante el Villarreal B hace dos jornadas, con Mollejo brindando otros dos más para el casillero.

Si únicamente se hubiesen sumado esos cuatro, el Real Zaragoza estaría al borde del abismo, pero hay que recordar que Zapater estuvo ahí para robar otros dos puntos al filial del Villarreal. El capitán llevó al fondo de la portería un balón que dio la victoria con Carcedo. Y después fue Bermejo quien empujó un cuero medido de Eugeni para lograr el 2-1 in extremis. Cuatro puntos más aquí que, sumados a los otros cuatro, confirman la clave de los últimos minutos para evitar el descenso.

Ante el Málaga se logró la igualada en el 88, siendo el noveno punto. Y frente al Burgos, el Real Zaragoza iba por el mismo camino, pero una vez logrando el triunfo en el descuento, recibieron el empate en la siguiente jugada. En definitiva, nueve puntos que ha arañado al marcador el cuadro blanquillo esta temporada, por donde va a pasar, sin duda, la permanencia. O lo que quiera el equipo, aunque a estas alturas parece quimérico.

La próxima jornada, ante el Alavés, el Real Zaragoza tiene una oportunidad de oro para confirmar su mejoría y, de paso, dejar perfectamente encarrilada la temporada. El cuadro de Fran Escribá está a seis puntos de la zona roja que marcan Ponferradina y Racing de Santander, y venciendo al Alavés quedaría prácticamente desterrada. Una vez saboreado el dulce triunfo en el descuento, toca centrarse en este asunto de calado para los intereses blanquillos.