Real Zaragoza

Julio Velázquez padece un serio problema de ubicación

La comparecencia posterior al empate ante el Villarreal B dejó en evidencia al técnico y su conocimiento de qué es el Real Zaragoza.
Velázquez no pasó del empate ante el Villarreal B y suma tres partidos sin ganar. Foto: LaLiga
photo_camera Velázquez no pasó del empate ante el Villarreal B y suma tres partidos sin ganar. Foto: LaLiga

El entrenador del Real Zaragoza, Julio Velázquez, padece un serio problema de ubicación. Un asunto extendido a muchos de los nuevos hombres que han aterrizado en la entidad aragonesa, que dan muestra de no entender qué es La Romareda y qué supone para el zaragocismo su club. En definitiva, qué es el Real Zaragoza. Las comparecencias del técnico dejan ver, día sí y día también, que desconoce la idiosincrasia, la historia, el cómo hay que saltar al terreno de juego vistiendo la elástica blanquilla. Una tesitura que se salda con las primeras exigencias de su marcha.

Porque ante casi 3.000 desplazados, la fuerza con la que el equipo ha de jugar los 90 minutos es arrolladora, algo que no se vio. Tampoco se puede mostrar satisfacción por “cortar la racha de dos partidos seguidos perdiendo”, como aseguró en rueda de prensa tras cosechar un punto que rozó el ridículo en La Cerámica. Y eso es demoledor para las sospechas del zaragocismo, que ven al frente de su Real Zaragoza a una persona desconocedora de lo que tiene entre manos. Porque tan cierto es que en la Segunda División cualquiera te pinta la cara como que al cuadro aragonés nunca le será satisfactorio empatar ante un filial.

Las muestras y los síntomas son innumerables. En esa misma comparecencia al término del partido volvió a mostrar su “orgullo” por los jugadores, su “ruido” en el área y llamó a no juzgar el partido por las últimas decisiones. Todo después de 90 minutos que se saldaron con un tiro a puerta y la afición indignada. En definitiva, el entrenador del Real Zaragoza apela a una cantidad de trabajo ingente dentro de las personas que dirige, empezando por sí mismo, algo que no se puede poner en duda. Pero que, en base a los resultados y la actitud que en este momento muestra el equipo, no se puede considerar útil.

LAS MATEMÁTICAS PERMITEN LA GESTA; EL FÚTBOL NO

Las matemáticas permiten soñar con la gesta; pero el fútbol, en este momento, lo niega de forma rotunda. Para empezar a soñar con que se pueden ganar varios partidos consecutivos hay que ganar el primero, y ya son tres consecutivos sin conocer la victoria. Llega ahora el Amorebieta, colista de la categoría y ante quienes hay mucho en juego. Tanto como que todo lo que no sea terminar con victoria podría dejar a los blanquillos más cerca de los puestos de descenso que de la zona noble. Incluso de la media.

En este momento, el Real Zaragoza necesita cerca de 30 puntos más (la media del sexto es de 65, pero hay muchos equipos igualados) para llegar al playoff. El primer paso está en cambiar el mensaje, demostrar más ambición, conocer lo que se maneja, cambiar el modus operandi para no quedar en evidencia. La idiosincrasia del cuadro aragonés es única, le pese a quien le pese, como su historia. Y aunque el nivel de exigencia por parte de la afición se encuentre en mínimos históricos, es exigible al menos mostrar cierto conocimiento de la nave que se pilota.