Julio Velázquez no se une al discurso del ascenso

Velázquez solo se centra en el lunes y no en los puntos necesarios para cotas altas. Foto: LaLiga
photo_camera Velázquez solo se centra en el lunes y no en los puntos necesarios para cotas altas. Foto: LaLiga

Desde la llegada del grupo inversor propietario del Real Zaragoza, los pocos hombres del entramado con voz pública han tenido claro el mensaje: hay que ascender a Primera División. Estos elegidos han sido siempre su presidente, Jorge Mas, y su director general, Raúl Sanllehí. Si el primero afirmó esta Navidad que debería haberse logrado “ayer”, el segundo señaló en una entrevista que hacerlo esta temporada es “perfectamente posible”. Pero quien está en el día a día del equipo es el entrenador, Julio Velázquez, y desde su posición no mira más que al partido del lunes.

El líder del vestuario zaragocista no va a hablar de ascensos. “Yo soy el entrenador y tengo que centrarme en el día a día. Veo que es posible ganar los tres puntos frente al Eldense. Cada uno tenemos unos roles, hay personas que valoran el campeonato globalmente y hacen análisis a medio y largo plazo, pero mi responsabilidad me lleva a analizar el día a día y centrarme en cada semana”, ha respondido. En cualquier caso, puede ser el tiempo el que de la razón a los altos cargos del cuadro aragonés.

Así que Velázquez solo se centra en el lunes y no en puntos para cotas altas. En ser “más competitivos y mejores”, así como “estar en disposición de conseguir los tres puntos”. No mira a dónde puede llegar este Real Zaragoza, pero sí hace un balance de lo que se ha logrado desde su llegada. “Estoy orgulloso de muchas cosas a nivel anímico, energético, de propuestas e intenciones. Por lo que hemos hecho se me quedan escasos los puntos. Podríamos tener cuatro o cinco puntos más”, ha asegurado. Levante, Espanyol o Amorebieta han sido los partidos donde, a su juicio, se ha podido rascar algo más que empates.

En esta tesitura, el Real Zaragoza prepara el viaje a Elda con el objetivo imperioso de ganar. Al comienzo de la rueda de prensa, el playoff y el descenso quedaban a la misma distancia, seis puntos. Y ante los objetivos del presidente y el director general, el patinazo no es viable. Los maños se preparan para asaltar un Pepico Amat que quiere presentar una buena entrada ante quien, por ahora, no es más que un rival directo.