James no quiso salir del Real Zaragoza y Gueye solo se queda en caso de ascenso

Gueye aplaude
photo_camera Sanllehí confirma que es la única opción de quedarse. Foto: Real Zaragoza

La rueda de prensa posterior al mercado de fichajes ha dejado el clásico repaso de nombres propios en el Real Zaragoza. Lo más destacado ha sido que James Igbekeme ha apostado por quedarse en el club maño, a pesar de que tuvo ofertas que nunca le convencieron. Por su parte, el director general, Raúl Sanllehí, ha confirmado que Gueye solo se queda en caso de ascenso, cosa poco probable a estas alturas. En cualquier caso, esta es la plantilla para pelear por la permanencia de aquí a final de temporada.

El caso de James Igbekeme es un ejemplo de los problemas que ha tenido el cuadro maño este mercado. Se le buscó salida “por activa y por pasiva”, según el director deportivo del Real Zaragoza, Juan Carlos Cordero. Sin embargo, “ninguna le ha parecido convincente y está en su derecho”. Por lo tanto, tiene contrato, licencia y “todos los derechos” por ser jugador blanquillo, así que puede jugar y es un futbolista más.

En entredicho tras una pésima primera vuelta ha quedado Makhtar Gueye. El delantero senegalés cobra como el que más y rinde como el que menos. Pero por el bien del cuadro maño, Sanllehí ha confirmado que se queda solo si hay ascenso. Por lo demás, Cordero ha llamado a “ayudarle” porque se queda y no se ha deshecho la cesión; la situación generada en torno a él no es buena tampoco. Hay que darle “cariño”. "Yo voy a ayudarle a que mejore; voy a exigirlo a los de mi alrededor y por mí no va a quedar”, ha manifestado.

Sobre Jair ha afirmado que se trata de “una prioridad” renovarle porque “es muy importante y da mucho”. El siguiente paso es intentar cerrar el acuerdo para que continúe más tiempo en el club maño. Otro importante es el de Iván Azón, y Cordero, tras hablar con el médico, se ha mostrado optimista. El alcance de la lesión no parece grave y va a haber “buenas noticias”. El diagnóstico se espera pronto.

Volviendo a los jugadores que no se han ido, por Manu Molina nunca hubo nada en claro; Vigaray es “un capitán más” y pelea por jugar y Quinteros se queda de cuarto central. Además, Marcos Luna rechazó una oferta y prefirió quedarse en su equipo de toda la vida, el Real Zaragoza. “Nos quedamos con un jugador con mucha proyección y más contentos aún porque él quiere quedarse con nosotros”, ha valorado el director deportivo de la entidad blanquilla.

UN PROYECTO EN DESGASTE

El director general del Real Zaragoza ha reconocido que empieza a notar el desgaste del proyecto. En esta primera temporada, el equipo merodea la zona de descenso, y ciertamente, eso desgasta. Pero también “hay muchas ganas en el club”, y es cuestión de ver “qué pesa más en la balanza” de todo el entorno blanquillo, también de la afición. “Tenemos muchas ganas de revertir esta posición y de mirar hacia arriba, pero tenemos que hacerlo juntos”, ha sostenido Sanllehí.

Al equipo lo ve ahora “más competitivo” y el máximo dirigente blanquillo cree que los fichajes van a tener “rendimiento inmediato”. Las incorporaciones de Alarcón y Bebé van a tener “impacto inmediato”, según Sanllehí, y ayudarán mucho. En esta tesitura, el Real Zaragoza espera sacar de una vez la cabeza del pozo y colocarse de una vez por todas en una zona tranquila.