Levante U.D. 2-1 Real Zaragoza

El Real Zaragoza vive en la historia interminable

El Real Zaragoza volvió a perder con un gol en los últimos instantes del duelo ante el Levante tras poder alzarse con el triunfo.
El Real Zaragoza volvió a caer derrotado, esta vez ante el Levante. Foto: LaLiga
photo_camera El Real Zaragoza volvió a caer derrotado, esta vez ante el Levante. Foto: LaLiga

La del Real Zaragoza es la historia de siempre, la historia interminable. La de poder ganar, pero no hacerlo. En el Ciudad de Valencia, ante el Levante, se vio un equipo atrevido, con ganas de buscar la victoria y sin premio. En este cuento, el final parece siempre escrito con un gol en los últimos instantes. El cuadro aragonés igualó la contienda por medio de Toni Moya tras el mazazo inicial de Brugué, pero Dela, cuando corría el minuto 86, lanzó un zapatazo para el 2-1. El tanto del dolor, el que acaba con el atisbo de tranquilidad, volvió a hacer estragos en el cuadro de Víctor Fernández para poner punto y final a la historia de siempre.

Afrontaba el Real Zaragoza su duelo con el mismo once que hace una semana. Es decir, Edgar Badía en portería y línea de cuatro para Mouriño, Jair, Francés y Lecoeuche. En el doble pivote, Marc Aguado y Toni Moya, con bandas para Azón y Valera como interiores. Maikel Mesa en el enganche y arriba Sinan Bakis. Por parte del Levante, Fabricio o Róber Ibáñez eran hombres a tener en cuenta, además del exzaragocista Álex Muñoz.

Empezaba mucho mejor el Levante. Apenas se habían cumplido tres minutos, pero los centros se sucedían, así como los saques de esquina. Mientras, la empanada defensiva era de nota. Incluso, los maños se empeñaron en culpar al colegiado de ella cuando les pillaron a por uvas en un córner botado de forma rápida. Y en una de esas la tercera consecutiva, Brugué fue el más listo. Los locales botaron el cuero cuando corría el minuto 3 y el atacante, en una muestra más de defensa blandengue, remató al fondo de la portería. Nada más comenzaba el duelo, el Real Zaragoza ya se veía con el 1-0 en contra. Tocaba remar desde ya.

Sin espabilar en exceso, al menos el cuadro aragonés se centró. Era el primer paso para dar la vuelta a la tortilla y sacar algo positivo. Toni Moya pedía su turno para estrenarse como goleador esta campaña en la primera ocasión del Real Zaragoza, que supondría la igualada. El centrocampista puso su sonrisa y la de todo el zaragocismo con el 1-1 a los 20 minutos. Pase largo de Francés, centro de Valera que despejó la zaga levantinista directo a las botas de Maikel y este quizá anticipó lo que sucedería después, así que apostó por dejársela al de Mérida. Zapatazo descomunal desde la frontal del área que fue directo a la escuadra que conllevaron las tablas y la alegría a esos 300 desplazados que teñían de blanquillo el Ciudad de Valencia.

La mejora atrás repercutía, como es lógico, arriba. De hecho, desde el gol de Brugué, el Levante no lograba llegar con asiduidad a la meta que defendía Edgar Badía. Quedaba hacer algo más arriba para sumar tres puntos y confiar en remontar. Al menos, el partido era agradable, con ocasiones. Fabricio, Francés, Dela… había disparos e, incluso, un par de posibles penas máximas chequeadas con respiro para los maños. Todo, en unos primeros 35 minutos vibrantes entre dos equipos que no se conformaban con el empate. Sí dio un susto Maikel Mesa, que tuvo que ser atendido, pero volvió inmediatamente al terreno de juego.

El Levante metía la directa en el tramo final del primer asalto, pero entre una zaga solvente y unos granotas con la pólvora mojada, el esfuerzo por mantener las tablas surtía su efecto. Perdonó Fabricio en un par de ocasiones a los blanquillos, que perdió algo de mordiente arriba. Llegar al ecuador del partido con tablas en el marcador no era para lanzar cohetes, pero el Real Zaragoza agradecía el descanso y lo afrontaba con la ilusión de ganar. Quedaban 45 minutos por delante donde había aspectos que pulir para lograr el segundo triunfo consecutivo.

OTRA SEGUNDA PARTE CON FINAL AMARGO

Sin cambios en las escuadras arrancaba la segunda parte en el Ciudad de Valencia. Bakis avisó con un zapatazo en el 57 que obligó a intervenir a Andrés lo que iba a intentar el Real Zaragoza. Con el paso de los minutos, a pesar de que el Levante había comenzado algo mejor, el cuadro aragonés se acercaba más al gol que su rival. El problema, como siempre, era esa definición que siempre penalizaba a los maños. El 11 era precisamente el que mostraba ese déficit, rematando de forma constante alto, fuera o a las manos de Andrés. Bakis mejoraba, pero no lo suficiente para ver puerta. Algo similar sucedía con Maikel.

Lo que era de destacar era la presión de un Real Zaragoza donde Germán Valera y Mouriño conseguían robar constantemente. Pero en el cuento de nunca acabar, las ocasiones se quedaban a centímetros del gol. Y perdonar la vida del Levante en este partido conllevó ese final que se vio también frente al Cartagena o el Amorebieta. En esta ocasión fue Dela quien, cuando corría el minuto 86, lanzó un zapatazo lejano que, tras pegar en el palo, terminó en el fondo de la portería para `poner el 2-1.

El mazazo fue enorme. Descomunal. Lógico tras plantear un gran partido a todos los niveles que terminaría con derrota. No era el “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, pero sí podía decirse que se había hecho todo mucho mejor que hasta la fecha para culminar de la misma manera que cuando todo era un desastre. Así que el Real Zaragoza, en su particular historia interminable, debe sumar ya de tres para acabar con la temporada sin grandes sufrimientos. Triste objetivo de un cuadro aragonés que revive, una vez más, los males de siempre.

FICHA TÉCNICA

Levante U.D.: Andrés Fernández; Andrés García, Dela, Maras, Álex Muñoz; Róber Ibáñez (Iván Romero, min 67’), Pablo Martínez (kochorashvili, min 75’), Algobia, Brugué; Sergio Lozano (Carlos Martínez, min 75’), Fabricio (Dani Gómez, min 58’).

Real Zaragoza: Edgar Badía; Mouriño (Fran Gámez, min 89’), Jair, Francés, Lecoeuche; Marc Aguado (Manu Vallejo, min 89’), Toni Moya, Germán Valera, Maikel Mesa (Jaume Grau, min 83’), Iván Azón (Liso, min 75’); Bakis

Árbitro: Guzmán Mansilla. Amonestó a Mouriño (min 14’), Fabricio (min 44’), Marc Aguado (min 53’), Maikel Mesa (min 69’), Lozano (min 69’)

Goles: 1-0, Brugui (min 3’); 1-1, Toni Moya (min 19’); 2-1, Dela (min 86’).