Gueye toma la delantera en el Real Zaragoza

Gueye aplaude una jugada
photo_camera La baja de Azón abre la puerta al delantero Gueye. Foto: Real Zaragoza

La mala noticia del fin de semana en el Real Zaragoza la puso la delantera y, paradójicamente, también la buena. Además del triunfo ante el Villarreal B, sin duda la mejor de todas, se vieron dos cuestiones más a destacar. Por un lado, Iván Azón se rompió, cayó lesionado y su baja, según declaró el míster, Juan Carlos Carcedo, será de varias semanas. Pero apareció en escena Pape Gueye, con una titularidad esperanzadora.

Corrían los últimos instantes del partido cuando Iván Azón se quedaba tirado en el césped de La Romareda encendiendo las alarmas. El delantero se había roto y los recuerdos de ese edema que le alejó más de un mes de la competición surgían entre los aficionados. Posteriormente fue el míster quien habló de varias semanas lejos de los terrenos de juego y el club en Twitter habló de “molestias musculares” para las que se sometería a pruebas. Y vistas las últimas comunicaciones de la entidad, las “molestias” esconden lesiones.

Pero ahí estuvo Pape Makthar Gueye para dar esperanza a la dolorosa baja del Real Zaragoza. El delantero dio dos cabezazos imponentes que bien pudieron terminar en gol para los maños. De hecho, el primero acabó en el fondo de la portería, pero el balón había salido claramente y no subió al marcador. El segundo dio en el poste y, tras golpear en la cabeza del arquero rival, se fue a córner.

Fueron dos jugadas que hacen ver que es un delantero de área, poderoso en el juego aéreo. Técnicamente tiene unas limitaciones muy evidentes, pero cuidado con sus remates de cabeza. Con sus casi dos metros de altura, colgar un balón que conecte el senegalés puede llevar peligro. Siempre y cuando, eso sí, ponga rumbo a la portería adecuada, porque también se le vio enganchar una pelota que terminó en un despeje digno del mejor de los centrales.

El fichaje estrella del Real Zaragoza todavía está muy lejos de lo que se espera de él, pero va emergiendo poco a poco. Esas negociaciones fruto de las famosas “sinergias” a las que apeló Sanllehí tornaron en decepción hasta la jornada 11, que Gueye se hizo notar. Ante el Granada será una prueba de fuego, y todo apunta a que el senegalés ha tomado la delantera para seguir creciendo.