El “no fichaje” de Gaizka Campos le costó al Real Zaragoza hasta 30.000 euros de indemnización

El Real Zaragoza anunció su fichaje el 5 de julio de 2022, pero le rompió el contrato por un tuit de 2013, cuando tenía 16 años, en el que resaltaba el "asco" que le tenía al club
gaizka-campos-zaragoza
photo_camera Gaizka Campos firmó por el Real Zaragoza el 5 de julio de 2022, pero, un día después, el club le rompió el contrato por el tuit

El “no fichaje” de Gaizka Campos por el Real Zaragoza en verano de 2022 le ha costado al club casi 30.000 euros de indemnización. El TSJA confirmó la sentencia por despido improcedente del portero vasco tras cancelar su incorporación por hacerse público un tuit de 2013, justificando que ello supuso un “desdoro” para el futbolista, ya que “se viene a decir públicamente que este deportista no tiene la altura debida para formar parte del equipo” por una conducta “que realizó cuando tenía 13 años”.

Gaizka Campos firmó por el Real Zaragoza el 5 de julio de 2022, en uno de los primeros movimientos de ese verano, el primero con la nueva propiedad y ya Raúl Sanllehí como director general, aunque todavía con Miguel Torrecilla como director deportivo. Sin embargo, horas después se hizo viral un tuit suyo de 2013, cuando tenía 16 años, en el que escribió: “el asco que le tengo al Zaragoza y como me las ha subido este goooooool”.

Por ello, el Real Zaragoza, 24 horas después, y tal y como dicta la sentencia, citó al portero en sus oficinas, donde se le informó que “no iban a contar con él en la plantilla”. El club solicitó entonces a la Seguridad Social la anulación del alta con efectos del mismo 5 de julio de 2022. Dos semanas después, Campos firmó por el Intercity, de Primera RFEF, donde continúa militando, por “una retribución superior a la en su momento acordada con el Real Zaragoza”, añade la sentencia.

A continuación, Campos interpuso una demanda contra el Real Zaragoza en el que le reclamaba una indemnización de 176.432 euros por el despido improcedente. En septiembre de 2023, el Juzgado de lo Social concluyó que la ruptura del contrato suponía un despido improcedente, condenando al club a pagarle una indemnización de 29.580 euros. Esta cantidad se calculó por dos meses de salario de cada una de las temporadas que había firmado, que ascendía a 14.750 euros, más otros 14.830 al considerar que el portero “empeoró su consideración profesional” al fichar por un equipo de inferior categoría.

El Real Zaragoza recurrió alegando que Campos se benefició de la ruptura del contrato al firmar por otro club que le pagaba más, pero el juez considera que ello no impide afirmar que fichar por un club de inferior categoría le perjudicó profesionalmente. De hecho, dice el juez que la compensación fijada era de “escasa cuantía”.