Eterno Gol Sur: así ha sido el homenaje en La Romareda

Leyendas del Real Zaragoza como Cedrún, Higuera y Aguado saltaron al césped de La Romareda para el homenaje final a Gol Sur
eternogolsur
photo_camera Leyendas y abonados del Real Zaragoza formaron la frase Eterno Gol Sur

Cuando un cuarto del teatro de los sueños de Zaragoza se va, algo se muere en el alma. Aunque sea para levantar sobre sus cimientos un lugar mejor, más moderno, sofisticado, cómodo. Todo lo que se quiera decir. Pero el Estadio Municipal de La Romareda ha vivido su último partido tal y como la conocemos. Lejos de la gloria allí vivida, con los David Villa, Nino Arrúa o Diego Milito con sus icónicas celebraciones. O con Pelé saludando mientras se reparaba la portería. Hoy Gol Sur, eterno Gol Sur, ha dicho adiós. O más bien “hasta pronto”.

El homenaje empezó con Ramón Vila. El primer goleador en la historia de La Romareda. El público en pie, la emoción a flor de piel. Emocionado, emocionadísimo Ramón por pisar el césped. Y la afición entregada con su saque de honor, gustándose en un momento especialísimo. Lo que fue el Real Zaragoza, y probablemente lo que será, también nace de iniciativas así. El abrazo antes de abandonar el césped con dos leyendas como Víctor Fernández y Alberto Belsué también le quedará para toda la vida.

Ya en el partido, en el 23, cambió la historia. Del “que bote el Fondo Norte” se pasó al “que bote el Fondo Sur”. Del “hola Fondo Sur” al “hola Fondo Norte”. Lo agradecieron, botaron y vibraron. De hecho el ambientazo en La Romareda no era propio de un partido intrascendente. Porque en juego no había nada, pero si algo tiene el Real Zaragoza de lo que presumir desde hace tiempo es de su afición.

Al descanso ya se podía confirmar algo: el último gol zaragocista en la portería de Gol Sur fue el de Adrián Liso ante el Racing de Ferrol. Bueno, entre comillas, ya que Francés (él no quería) lo hizo en propia. También al final se podría decir que el último zaragocista en La Romareda, tal y como la conocimos, había sido de Mouriño. La grada se tomó el choque como una fiesta y a ver quién es el guapo que se lo recrimina después de una temporada (otra) de amargo sabor de boca.

EL HOMENAJE AL FINAL DEL PARTIDO

Intentó acallar críticas el Real Zaragoza con el himno en bucle, pero se escucharon altas y claras las protestas. Incluso cuando comenzó el homenaje La Romareda coreaba el “esta camiseta no la merecéis”. Pero al salir las leyendas, respeto y recuerdo. Paquete Higuera el primero. María del Carmen, la abonada más longeva de la zona, la segunda. Ambos ovacionadísimos, importantes, claves, en sus facetas como zaragocistas.

 

Conforme salían, iban conformando una frase con letras grandes: ETERNO GOL SUR. Juan Señor, Andoni Cedrún, Xavi Aguado, Ander Garitano (la gente soltó un “uy” pensando en Herrera) y César Láinez. Y los abonados en representación.

En definitiva, una foto para el recuerdo, para la historia, que combinaba leyendas del zaragocismo, con la plantilla actual (muy criticada) y los que siempre están: los aficionados.