Escribá carga contra el arbitraje del Burgos - Real Zaragoza

El entrenador del Real Zaragoza, Fran Escribá, consideró que la afición del Burgos debió darle "una ovación"
Fran Escribá dirige el partido ante el Burgos
photo_camera El entrenador del Real Zaragoza se quejó de la actuación de Milla Alvéndiz. Foto: LaLiga

El entrenador del Real Zaragoza, Fran Escribá, cargó tras el Burgos - Real Zaragoza contra un arbitraje que le dejó muy enfadado. Porque el míster vio cómo, de manera incomprensible, su equipo se vio privado de la victoria cuando corría el minuto 94. Otra vez más, el conjunto maño quedó perjudicado especialmente en una acción que dejaba solo a Sergi Enrich frente al arquero. Fue para que le dieran “una ovación”, según el entrenador.

“El equipo hizo todo para ganar, pero entre un montón de saques de banda, faltitas que no eran, la falta del defensor que resbala que nos dejaba una acción contra el portero solo y pitan una falta incomprensible…. No sé cómo han abucheado al arbitro cuando se ha ido porque entre bandas, faltitas… era más para que le dieran una ovación que otra cosa”, se desahogó Fran Escribá. El gol llegó precisamente en saque de banda que terminó en bofetada.

Porque el zaragocismo tiene en mente la jugada que pudo marcar el partido. Sergi Enrich se llevaba el cuero para plantarse solo ante Caro. Justo en el instante en que Manu Vallejo apenas tocaba a un futbolista local que se resbaló, motivo por el que Milla Alvéndiz consideró que era suficiente para pitar falta. No se sabe qué hubiese pasado más allá de que Sergi Enrich hubiese tenido en sus botas el segundo de forma clamorosa.

ANÁLISIS DEL DUELO

Escribá, más allá de la cuestión arbitral, explicó su planteamiento al acabar el partido. Se intentó defender del juego directo con un 4-3-3 en ataque que, defensivamente, sería una defensa de cinco. Sacar a Lluís era también por una cuestión del juego aéreo. Y sobre el resultado, el míster considera que el Real Zaragoza “está cerca de ganar” y que un día cambiarán las tornas. El vestuario está “dolido” por ver cómo se le escapan puntos que, si no se hubiesen ido, se vería todo “de otro color”. En cualquier caso, “el equipo está vivo y no da sensación de equipo roto”.

Como nombres propio, Rebollo “estuvo muy bien, dando tranquilidad” y era “el portero que necesitaba el equipo”. “Ha rendido fenomenal”, resumió. Toni Moya se encontraba al borde de la lesión, de ahí que debutase un Vaquero que aportó mucho, y por el que se alegra el técnico. En cuanto a Bakis, está “seguro” de que va a ver puerta pronto y “cuando entre uno, vendrán algunos mas detrás”.

El Real Zaragoza se centra ahora en reencontrarse con la victoria ante el Atzeneta, de Tercera RFEF, en Copa del Rey. Puede ser un momento para el estreno goleador de Bakis y la vuelta de Francho, que debe empezar a coger ritmo, porque su ausencia se ha notado. Más importante es el fijado este lunes, porque la victoria ante el Real Oviedo es absolutamente innegociable.

Más en REAL ZARAGOZA