El Real Zaragoza se trae un punto agridulce de Cornellá (1-1)

El punto que sumó el Real Zaragoza en Cornellá ante el Espanyol fue válido por el escenario, pero insuficiente por la forma
Manu Vallejo celebra el empate contra el Espanyol
photo_camera El empate del Real Zaragoza con uno más es válido, pero no deja satisfecho. Foto: LaLiga

El punto que sumó el Real Zaragoza en Cornellá ante el Espanyol fue válido por el escenario, pero insuficiente por la forma. Los catalanes se adelantaron por medio de Edu Expósito, pero se quedaron con diez a falta de más de media hora. Manu Vallejo hizo el 1-1 definitivo para traerse un punto a la capital aragonesa, pero no se pudo dar la vuelta al partido a pesar de la superioridad. Mención especial merecen los más de 2.000 desplazados a tierras catalanas, que se vuelven viendo a su equipo a cuatro del playoff.

Julio Velázquez quería dar continuidad a la jugada en casa contra el Leganés y, por tanto, mantenía absolutamente todo contra el Espanyol. Rebollo en portería y cinco atrás con Fran Gámez y Germán Valera en los carriles. En el eje de la zaga, Francés, Jair y Mouriño. La sala de máquinas era para Toni Moya, Marc Aguado y Francho Serrano. Arriba, Maikel Mesa y Víctor Mollejo. Cabrera y Javi Puado eran los más reconocibles del Espanyol para el zaragocismo.

Guion esperado en los primeros compases. El Espanyol asumía la responsabilidad en el duelo frente al Real Zaragoza, que sabía defenderse con su línea de cinco atrás. Hasta el minuto 7, los maños no conseguían la posesión con cierta holgura, prueba de que las riendas las querían llevar los locales. Eso sí, sin ningún peligro serio sobre la portería de Dani Rebollo.

Pasaban los minutos y el cuadro aragonés comenzaba a crecerse. Las jugadas ensayadas – generalmente por faltas de Óscar Gil a Valera – no terminaban en gol, pero daban sensación de peligro. En el 17, Toni Moya lanzaba un zapatazo a bote pronto que, si llega a ir a puerta, se hablaría de uno de los goles del año. Se trataba de que no pasase mucho en el Stage Front Stadium, y se conseguía. Solo Edu Expósito lograba disparar, aunque lo hacía mal, sin convicción, alto sobre la portería zaragocista.

En un partido marcado por la escasez, Mollejo sí consiguió un centro que se envenenó muy peligrosamente. Otro remate en el 43 para seguir acechando la meta rival. Y eso que lo mejor estaba siendo la capacidad de bloquear a un Espanyol que no estaba sabiendo jugar. La defensa se encontraba sólida, mientras que el centro del campo blanquillo superaba al perico. Arriba, desde luego, hacía falta algo más de chicha, y ese era el pero hasta el momento del Real Zaragoza en el Stage Front Stadium.

SEGUNDA PARTE DECISIVA

Entraba con fuerza el Espanyol en el segundo asalto, con la entrada de Pol Lozano, Omar y Pere Milla. Y cuando tuvieron metros, aprovecharon su momento. Puado condujo de maravilla en un ataque rápido, abrió para Bryan Oliván y Edu Expósito remató al fondo de la portería en el 53. Una ejecución de cabeza tan buena como el centro. Y a punto estuvo de hacer el segundo en el 55 tras un error garrafal de Jair.

Algo mejor se ponían las cosas para el cuadro aragonés en el 57. Porque Calero se desentendía de la pelota, entraba a Valera y Arcediano Monescillo lo veía claro. Roja directa. Quedaba más de media hora más el descuento para darle la vuelta al marcador. Aprovechaba Ramis para meter toda la carne en el asador, quedándose sin cambios en el minuto 62 y asumiendo grandes riesgos. El Real Zaragoza debía aprovecharlo al máximo, y para ello, Velázquez daba entrada a Bermejo y a Enrich.

Vallejo era el siguiente en el 71, con Mollejo como damnificado. Y llegó justo para poner el 1-1. Jugada redonda con Fran Gámez de asistente, que servía un pase de la muerte perfecto y el delantero, nada más salir, hizo las tablas. Se convertía, además, en el hombre más peligroso de los maños a partir de entonces, porque cada vez que tocaba el cuero daba sensación de que podía haber una alegría. Tampoco se podía subestimar a un Espanyol que no renunciaba a nada, con Puado y Pere Milla poniendo a prueba la zaga aragonesa.

Sin embargo, la más clara la tuvo el Real Zaragoza. Sergi Enrich remataba al palo en el 83, y en el rechace, Bermejo probaba los reflejos de Pacheco, que evitaba el segundo maño. Pero a partir de ahí, muchas más ganas que fútbol. A pesar de jugar siete minutos de añadido. El cuadro aragonés no supo darle la vuelta con uno más, pero al menos arañó un punto en Cornellá. Toca seguir y vencer otra vez, porque los de Julio Velázquez duermen todavía a cuatro del playoff.

FICHA TÉCNICA

RCD Espanyol: Pacheco; Óscar Gil (Omar El Hilali 45’), Cabrera, Calero, Oliván; Gragera (Pol Lozano, 45’), Aguado (Keidi Baré 62’), Expósito (Sergi Gómez 62’), Jofre (Pere Milla 45’); Puado, Braithwaite.

Real Zaragoza: Rebollo; Fran Gámez, Mouriño, Jair (Sergi Enrich 68’), Francés, Germán Valera; Toni Moya, Marc Aguado, Francho; Maikel Mesa (Bermejo 68’), Víctor Mollejo (Manu Vallejo, min 72’).

Árbitro: Arcediano Monescillo. Amonestó a Óscar Gil (min 27’), Pol Lozano (min 52’), Jair (min 61’). Expulsó con roja directa a Calero (min 57’).

Goles: Edu Expósito, minuto 53; Manu Vallejo, minuto 74.