El Real Zaragoza encara el final de mercado "bien colocado" y sin novedad con Bebé

El Real Zaragoza encara la recta final del mercado "bien colocado" para cerrar la plantilla, pero sin novedad con Bebé
Presentación de Santiago Mouriño
photo_camera El cuadro aragonés encara el final de mercado con los deberes hechos

No hay nada nuevo de Bebé, tampoco de la salida de Manu Molina y, de momento, la guinda del Real Zaragoza en el mercado de verano parece estar en ‘stand by’. Sin embargo, en las dos próximas semanas van a darse movimientos y el cuadro aragonés se encuentra “bien colocado” para cerrar la plantilla, según el director deportivo, Juan Carlos Cordero. Es momento de esperar, porque el equipo ya es muy completo, pero en el equipo blanquillo se preparan para posibles incorporaciones. Así lo ha afirmado en la presentación de Mouriño.

Todavía quedan las dos últimas semanas de mercado, y en principio van a ser movidas. Actualmente, Cordero está “muy contento” con una plantilla que tiene jugadores en todos los puestos. Hay cuatro centrales, a los extremos han llegado Mollejo y Valera, que era la asignatura pendiente… Y también hay un buen posicionamiento. “Estamos bien colocados para ver qué nos da el mercado en las ultimas semanas. Si hay algo apetecible que nos mejore, el club hará un esfuerzo y estaremos preparados. No tenemos una posición en concreto, vamos a esperar un poco todo y, si viene algo, que sea para mejorar”, ha afirmado.

Al director deportivo también le han cuestionado por Bebé, del que ha destacado que “no hay nada nuevo”. Habrá que esperar movimientos, pero el Rayo se ha reforzado y no está contando con Bebé. A estas alturas hay satisfacción en el seno del Real Zaragoza con la plantilla, pero están abiertos a mejorarla “hasta el último segundo”. Eso sí, habrá que ver si el número de licencias (que por ahora son muchas) y el control financiero lo permiten. De este modo, el cuadro aragonés va “preparado y dispuesto” a los últimos 15 días de mercado.

Otro nombre propio es Manu Molina, y Cordero ha sido duro con el centrocampista. “No puede seguir con nosotros. No tenemos prisa porque el grueso de salidas se han concretado con buenos acuerdos para ambas partes. Está barajando posibilidades, pero para nosotros no es un problema que aguante. Tenemos claro que tiene que salir y su situación no ha cambiado ni va a cambiar”, ha sostenido Cordero. Por tanto, es el único que ya no tiene hueco de los que entrenan a diario.

SATISFACCIÓN CON LO FICHADO

Se trata ahora de esperar con la tranquilidad de contar con una buena plantilla. Cordero sabe que va a haber movimientos y está preparado para lanzar las redes sobre lo que pueda mejorar el club. Está contento con lo que ya tiene, solo falta apuntillar. Además, vio a un grupo “maduro” en la victoria ante el Villarreal B, lo que le da tranquilidad. Eso sí, la guinda soñada por el zaragocismo es la vuelta de Bebé y en eso trabaja un Real Zaragoza que quiere aspirar a lo más alto.