El peor arranque goleador del Real Zaragoza en Segunda División

Giuliano Simeone celebra un gol en el partido en Ponferrada
photo_camera Simeone está siendo el futbolista con más olfato goleador. Foto: Real Zaragoza

La falta de gol está arruinando, un vez más, la temporada al Real Zaragoza. Hasta la cuarta jornada, no abrió la lata en Liga. Actualmente solo ha sumado nueve goles a favor en total frente a los treces tantos encajados. Después de su eliminación en Copa ante el Diocesano, un equipo de dos categorías inferior, también se pudo comprobar que el problema en ataque es una realidad y hay que ponerle remedio. Fran Escribá comentó en rueda de prensa tras el choque la preocupación que esto le genera y explicó lo que deben hacer con la plantilla que tienen sin un gran goleador.

Y es que, en Segunda División, contar con un delantero ‘killer’ es éxito casi asegurado. Se ha comprobado en el recorrido del Zaragoza en estos diez últimos años en la categoría de plata. Borja Bastón, Borja Iglesias y Luis Suárez fueron los tres delanteros más destacados y, casualmente, en las diferentes temporadas que estuvieron los tres jugadores, el conjunto maño acabó luchando por ascender a Primera División. Al contrario pasó y continúa ocurriendo cuando ningún atacante destaca o no tiene fortuna de cara al gol.

No solo es un tema de finalización sino que, también, al Real Zaragoza le cuesta generar ocasiones y ser más incisivos en el último tercio de campo, lo que hace más difícil que el equipo supere a sus rivales y gane confianza. Tal y como está conformada la plantilla, Fran Escribá señaló el camino dando la responsabilidad a los mediapuntas en la faceta anotadora y apostando por un paso al frente de los Bermejo, Mollejo, Vada, Puche y compañía. Jugadores cuya relación con el gol no suele ser su mejor virtud pero de su rendimiento depende el éxito o fracaso del Real Zaragoza esta temporada.

DE MÁS A MENOS

De las diez temporadas que lleva el Zaragoza en Segunda División, y teniendo en cuenta las quince primeras jornadas de Liga, el balance es el peor con diferencia comparado, sobre todo, con los primeros años. Tras el descenso en 2013, los blanquillos mantuvieron en los primeros quince encuentros un nivel óptimo y adecuado de goles a favor. En la primera campaña lograron marcar 20 goles, una cifra de las más altas. Fue en la 14/15 en la que más tantos lograron anotar en la categoría de plata con un total de 24, y fue el mejor arranque goleador lo que les llevaría a disputar la final del play off ante Las Palmas.

En los siguientes años, las estadísticas en los primeros quince partidos rondaban la veintena de goles, resaltando las campañas que el Real Zaragoza logró pelear por los puestos de ascenso como en la 17/18, con Borja Iglesias como delantero estrella, en la que consiguieron 23 goles en el inicio de temporada. La más reciente, antes de que llegara la pandemia, los maños volvían a ilusionarse de la mano de Víctor Fernández y Luis Suárez. En el inicio de campaña anotaron 21 goles y fue la última buena racha goleadora del Real Zaragoza.

En las últimas tres temporadas, el equipo se ha desinflado en cifras goleadoras. Si nos remitimos a la 20/21, encontramos datos parecidos a la actual. En el ratio se sumó doce goles en quince jornadas contando con una alineación indebida ante el Alcorcón (0-3). Si esto no llega a suceder, el Real Zaragoza hubiese estado en el mismo número de tantos que ahora. El pasado año también llegaron a los doce goles y, durante toda la campaña, la asignatura pendiente fue la acusada escasez de gol.

Tras este análisis sobre el primer tercio de competición, los síntomas del equipo no son positivos. Fran Escribá debe ponerse manos a la obra para dotar al equipo de lo más importante en esta categoría si se quiere optar a los puestos de privilegio: el gol. La mejor noticia para el equipo blanquillo es que la temporada es muy larga y todavía hay mucho margen de maniobra. Desde la directiva ha habido reacción y, ahora, el peso recae sobre los futbolistas y el nuevo entrenador.