Efecto espejo obligado ante el Leganés para el Real Zaragoza

La pasada campaña, el Real Zaragoza había vencido solo un partido de siete, ante el Andorra, antes de recibir al Leganés
Miguel Puche celebra un gol contra el Leganés
photo_camera Miguel Puche colaboró en la goleada 3-0 contra el Leganés. Foto: Real Zaragoza

La temporada pasada, con el Real Zaragoza sumido en una importante crisis, llegó el partido ante el Club Deportivo Leganés. El conjunto maño había cosechado una única victoria en los últimos siete partidos, las dudas superaban a las certezas y La Romareda afrontaba el duelo con enfado. Solo un 0-1 en Andorra con gol en el 90 de Bebé evitaba la más absoluta crisis y casi los puestos de descenso. Entonces, los maños supieron reponerse y vencer por 3-0 a los pepineros.

Hay similitudes y cambios con respecto a entonces, pero en el resultado debe producirse ese efecto espejo. Las diferencias son claras, empezando por el banquillo, porque ya no está Fran Escribá. Por otra parte, el ambiente no se encontraba tan crispado como ahora, aunque caminaba a ello. De hecho, es muy probable que solo la victoria frente al Leganés esquivase los sucesos que están teniendo lugar ahora. Además, el conjunto maño venía de un par de empates, aunque con sabor a derrota frente a Burgos y Lugo.

Por otra parte, hay hechos parecidos. Por ejemplo, que en los últimos partidos solo se cosechase una victoria por 0-1 frente al Andorra. Y que enfrente, para no tocar fondo, se encontrase el Leganés. O que un triunfo sirva como único remedio para calmar los ánimos en La Romareda. A eso es a lo que tiene que agarrarse un Real Zaragoza muy necesitado de volver a vencer y que tiene argumentos para ello. Porque es cierto que sus jugadores son los mismos que comenzaron venciendo, aunque ahora la situación sea muy delicada.

Ese 12 de marzo, que es este último, el de 2023, el cuadro de Fran Escribá necesitaba cortar su racha de una victoria en siete partidos. Para ello, el técnico apostó por Cristian; Luna, Francés, Lluís, Nieto; Grau, Vada, Zapater; Simeone, Puche y Bebé. Ya en el 35, el Cholito adelantó a los maños, mientras que Vada, después de fallar un penalti, hizo el 2-0 de la tranquilidad. Entre Puche y el zaguero sentenciaron con el tercero en el minuto 66 y así terminó el partido que brindó tranquilidad. Con ese duelo y los dos empates anteriores, el Real Zaragoza encadenó diez partidos más sin conocer la derrota.

Ahí queda el espejo en el que mirarse. El Real Zaragoza vuelve a preparar su partido frente al Leganés con el único objetivo de tomar el choque como ejemplo para repetir. Porque actualmente, el conjunto maño se encuentra inmerso en una crisis de resultados que debe cortar cuanto antes. Y frente al Leganés, líder actual de la categoría, sería un paso importantísimo.