Pontevedra 3-1 Deportivo Aragón

Un Deportivo Aragón lastrado por las bajas claudica con la cabeza muy alta en Pontevedra

El Deportivo Aragón se despide del playoff de ascenso pese a luchar hasta el minuto 91 con una decena de bajas
aragon-pontevedra
photo_camera El equipo de Larraz peleó con todo hasta el final, pero acabó cayendo en Pasarón y despidiéndose del playoff

Hasta el minuto 91 soñaron los zagales del Deportivo Aragón con luchar la eliminatoria, pero el Pontevedra se terminó llevando el pase a la final con un gol in extremis que no tira por la borda, ni mucho menos, todo el trabajo realizado durante la temporada. Con una decena de bajas, y terminando sin centrales y con dos juveniles de 2006 en el campo, el equipo de Larraz soñó con un tempranero gol de Pau Sans, pero acabó claudicando ante un equipo gallego más veterano y que llevó el partido al límite del reglamento.

Ante un Pasarón hasta la bandera, el Deportivo Aragón apelaba a su capacidad competitiva para resistir el asedio que se avecinaba del Pontevedra. Y vaya si lo sacaron. Porque no tardó ni diez minutos Pau Sans en sacar sus garras para culminar un gran contraataque con una dulce bicicleta y un disparo ajustado desde la frontal al que no pudo llegar Edu Sousa.

Si el Pontevedra se iba a volcar desde el inicio hacia el área de Acín, más todavía con un 0-1 en el marcador que obligaba a los gallegos a marcar dos goles para igualar la eliminatoria. Estuvieron cerca de hacer el empate en un remate de Yelko Pino que salió cerca del palo y un pase de la muerte al que no llegó Bastos por milímetros. Aunque la más clara volvió a ser para Pau, que casi aprovecha una mala salida de Edu Sousa para marcar el segundo desde 35 metros.

El partido se jugaba constantemente en campo del Aragón, y, aunque el filial estaba cómodo defendiendo, se arriesgaba a que cualquier acción pudiera hacerle daño. Llegó en una acción individual de Yelko Pino, jugador posiblemente por encima de la categoría, que recortó con un simple movimiento a Vacas y Reda Ergouai y batió a Acín con un disparo cruzado.

El Pontevedra se vino arriba y buscó igualar la eliminatoria antes del descanso, pero el Deportivo Aragón aguantó bien las embestidas, aunque Larraz tuvo que ver como perdía a otro de sus hombres. Intentó aguantar Ergouai con molestias en la rodilla desde el minuto 28, pero finalmente no pudo seguir sobre el campo y obligó al técnico a introducir a Sola, que también llegaba al partido entre algodones por lesión. El cambio hizo que Juan Sebastián, habitual lateral de largo recorrido, tuviera que moverse al centro de la defensa junto al juvenil Barrachina, formando una pareja de centrales totalmente inédita en el equipo.

SEGUNDA PARTE

Iniciaba una segunda parte en la que se avecinaba unos largos minutos de sufrimiento y garra para mantener el resultado. A los pocos segundos, Barrachina tuvo que ir al suelo en el punto de penalti para evitar la internada en el área de Acín. Cinco minutos después, el portero zaragocista tuvo que lucirse con una gran mano para atajar un duro disparo desde el pico del área. Cualquier minuto que pase sin recibir el 2-1 es un minuto menos de agonía.

Milímetros le faltó a Yelko Pino para hacer el golazo de la eliminatoria con un duro disparo que buscaba la escuadra, a lo que trató de reaccionar Pau Sans con otro lanzamiento desde la frontal, aunque salió mordido y lo atrapó fácil Edu Sousa.

Pero era cuestión de tiempo. Nada más mover Larraz el banquillo para reforzar el centro del campo con Yoha y el juvenil Diego Hernández, Sola perdió un balón tontamente y, aunque Acín evitó el gol en primera instancia, no falló Toño Calvo en el rechace para poner por delante al Pontevedra e igualar la eliminatoria a falta de 20 minutos para el final.

Se iniciaba un partido nuevo donde ya cualquier gol podría ser definitivo para la eliminatoria. Estuvo cerca de marcar el Deportivo Aragón en un centro de Yoha al que no llegó por milímetros Mañas, aunque el colegiado pitó un fuera de juego más que cuestiona del hondureño que anuló la jugada.

Los últimos minutos se convirtieron en un ida y vuelta de locura, más cuando el Deportivo Aragón tuvo que aguantar con Vacas como central junto a Juan Sebastián. Lo intentó de córner el filial, pero no consiguieron rematar y el árbitro acabó pitando falta de Sola al buscar el disparo. Pero fue el Pontevedra el que se llevó el gato al agua en el 91, al aprovechar Toño Calvo un despeje de Juan Sebastián que se quedó corto. Hasta aquí llegó la aventura de un filial que luchó con todo, y que llevó al límite a un equipo diseñado para ascender.