“Decepción”, “desastre” o “muy mala”: el zaragocismo valora la temporada del Real Zaragoza

La afición muestra su decepción con curso del Real Zaragoza y opina sobre la salida de Raúl Sanllehí

Otro capítulo que se cierra. Otra vez en Segunda División. El Real Zaragoza puso fin este domingo a su undécima temporada en la categoría de plata con un empate a 1 ante el Albacete en la que era la despedida de Gol Sur y La Romareda tal y como se conoce. Más allá de los homenajes, el foco reside en el pésimo curso del equipo, evidenciando la necesidad de cambios en la entidad.

La afición mostró su descontento con pitos y cánticos en La Romareda y este lunes algunos seguidores lo hacían ante el micrófono de Aragón Digital. Los calificativos más recurrentes para definir la temporada: “desastre”, “decepción” o “mala”.

Los zaragocistas han hablado y no se conforman. “La temporada ha sido regular tirando a mal. Del 1 al 10 no llegan a un aprobado”, afirmaba un hombre con sinceridad. “Ha sido una decepción, empezó muy bien y al final nos hemos salvado pero ha sido muy mala”, decía con pena otro joven, que le daba un 3 al curso del equipo. “Es la undécima temporada y que el objetivo sea salvarse es un desastre", confesaba otro.

Más crítico era uno que calificaba claramente con un 0. “Llevan ya once años, no puede ser”, explicaba.

LA NOTICIA DE RAÚL SANLLEHÍ

Nada más finalizar la campaña comienzan los cambios en el seno zaragocista. El primero ha llegado esta mañana con la destitución del director general Raúl Sanllehí. La hinchada ha expresado su agrado con su marcha ya que entienden que no ha cumplido con los objetivos.

“Se tiene que ir con él Cordero y poner a alguien que entienda de fútbol. Esto no se arregla con dinero”, sentenciaba un zaragocista.

DESPEDIDA GOL SUR

En cuanto a la despedida y el homenaje que preparó el club para el Gol Sur varios aficionados consideraban que era una forma de “enmascarar la mala temporada”. De hecho, un joven reconocía que le había parecido “muy cutre” y “muy frío”.

Otros expresaban su pena, pero admiten que la razón es “mejor” y que se debe evolucionar.